Primer aniversario del terremoto en Nepal: las personas más vulnerables, en riesgo de quedar excluidas de los planes de recuperación

Oxfam ha publicado hoy, un año después del terremoto que causó 8.700 víctimas mortales, un nuevo informe en el que advierte de que la población más pobre y vulnerable de Nepal está en riesgo de quedar excluida del proceso de reconstrucción y recuperación.

Las investigaciones que Oxfam ha llevado a cabo en relación a otros desastres naturales (como el tsunami asiático o el tifón Haiyan en Filipinas) evidencian que las mujeres y las personas que carecen de tierras quedan a menudo excluidas de los planes de reconstrucción y recuperación por no poseer la documentación necesaria para su participación. Estas personas terminan viviendo en refugios temporales, a veces durante años, lo que frena la recuperación del país.

El pasado año, 600.000 familias nepalíes (dos millones de personas aproximadamente) precisaron de refugio de emergencia. A día de hoy, la mayoría de ellas continúa viviendo en estos refugios temporales o inseguros. Al menos 40.000 familias carecen de documentación que demuestre la propiedad de sus tierras. De acuerdo con una reciente encuesta llevada a cabo por una organización socia de Oxfam, el 7% de las personas encuestadas afirmaron haber perdido documentos importantes o que estos habían sufrido daños significativos durante el terremoto.

Además, cerca de 26.000 personas más continúan desplazadas en campamentos sin poder volver a sus casas.                                           

La injusta distribución de tierras que existía antes del terremoto en Nepal (donde el 4% de la población poseía el 40% de las tierras y el 65% de los agricultores poseía tan solo un 15%) no se está corrigiendo y podría dar lugar a una sociedad aún más desigual de la que existía anteriormente.

Oxfam ha mostrado su preocupación por los grupos más vulnerables (las mujeres, las personas que carecen de tierras, los dalit y los agricultores indígenas que poseen menos de una hectárea de tierra) pues considera que serán los colectivos más perjudicados.

"La reconstrucción de Nepal aún puede ser una oportunidad para lograr no solo un país más fuerte, sino también un país más justo e igualitario", afirma la directora de país de Oxfam en Nepal, Cecilia Keizer. “Sin embargo, el apoyo propuesto por el Gobierno es insuficiente para reconstruir incluso las casas más pequeñas y depende de que quienes lo soliciten posean certificados de propiedad sobre las tierras”.

A pesar de la grave preocupación por la situación, el Gobierno y las organizaciones humanitarias han hecho un esfuerzo titánico para proporcionar una ayuda vital a los cientos de miles de supervivientes del terremoto. Oxfam ha socorrido a casi medio millón de personas en siete de las regiones más afectadas suministrando agua potable, refugio de emergencia, alimentos, letrinas y otros artículos de emergencia esenciales. Actualmente, Oxfam está proporcionando herramientas, capacitación y préstamos de dinero en efectivo para ayudar a las personas a recuperar sus medios de vida, obtener ingresos y reconstruir sus vidas.

"La generosidad de nuestros colaboradores y colaboradoras de todo el mundo se ha traducido en mantas, agua potable y tejados, así como en la esperanza de volver a la normalidad para las personas damnificadas por los dos catastróficos terremotos", subraya Keizer.

"Sin embargo, es inaceptable que varios miles de personas continúen viviendo en refugios temporales durante un segundo año por retrasos en la reconstrucción y por los poderosos intereses que generan disputas en torno a la tenencia de tierras y su uso. El Gobierno debería prestar atención a las lecciones extraídas de otros desastres y asegurarse de que las personas en situación de mayor vulnerabilidad no sean dejadas de lado".

Un grupo de personas que trabajan en la reconstrucción de carreteras en Pangretar, en el distrito de Sindhupalchowk, afirma que se les ha negado ayuda porque se les considera ocupantes ilegales de tierras propiedad de la autoridad eléctrica de Nepal, a pesar de haber vivido y trabajado en dichas tierras durante generaciones. Uno de los trabajadores ha señalado: "Las autoridades de aquí te dicen: 'No tienes derecho a recibir apoyo. Tu nombre no está en la lista'. Y, así, nos hemos ido con las manos vacías".

El informe concluye que las mujeres son las más damnificadas en un país en el que solo en uno de cada cinco hogares en los documentos que atestiguan la tenencia de tierras consta un nombre de mujer. Muchas mujeres solteras carecen de certificados de propiedad sobre las tierras y tienen dificultades para obtener dichos documentos sin tener un hombre que respalde su solicitud. Incluso las mujeres casadas cuyos maridos han emigrado por motivos de trabajo (y que, se estima, representan una cuarta parte de los hogares) se ven excluidas. Oxfam ha establecido una red de centros para asesorar a las mujeres sobre sus derechos y ayudarles a reclamar ayuda.

"Oxfam urge al Gobierno a colaborar con las comunidades en el proceso de reconstrucción y reasentamiento para identificar a aquellas personas en situación de mayor necesidad y restituir los documentos extraviados. Ante la llegada del monzón a Nepal, resulta imperativo que la reconstrucción se lleve a cabo de forma más rápida y justa", apunta Keizer. "Tras la sobrecogedora muestra de generosidad, la población de Nepal se merece un plan de recuperación rápido y equitativo".

Notas a los editores

 

Descargue el informe de Oxfam Building Back Right: Ensuring Equality in Land Rights and Reconstruction in Nepal : http://oxf.am/Z8kK

Para visualizar y descargar imágenes de alta resolución de la reconstrucción, haga clic aquí: http://wordsandpictures.oxfam.org.uk/?c=20537&k=d581b4cee1

El 25 de abril de 2015, un terremoto de 7,6 grados de magnitud sacudió Nepal. Tras cientos de réplicas, el 12 de mayo de 2015 un nuevo terremoto de 6,8 grados azotó de nuevo al país. En total, más de 8.700 personas murieron y más de 23.500 resultaron heridas. Asimismo, más de 750.000 casas sufrieron daños o quedaron totalmente destruidas. En total, más de 8 millones de personas de 31 distritos diferentes resultaron damnificadas por el terremoto.

Tres días después del primer terremoto, Oxfam puso en marcha su respuesta, distribuyendo agua potable, alimentos, refugios temporales y letrinas. Durante el último año, Oxfam ha socorrido a más de 480.000 personas en siete de los distritos más afectados de Nepal.

Entre otras cosas, Oxfam:

  • ha distribuido cerca de 50.000 refugios de emergencia.
  • ha provisto 12.000 kits para el invierno que incluían mantas y alfombrillas térmicas.
  • ha suministrado 54.000 kits de higiene para facilitar el acceso a agua apta para el consumo.
  • ha construido más de 7.000 letrinas.
  • ha reparado o instalado más de 150 tanques y grifos de agua potable.
  • ha proporcionado 2.300 préstamos en efectivo, así como herramientas y capacitación.
  • ha ayudado a más de 20.400 familias mediante iniciativas laborales a corto plazo

Tras importantes retrasos, el Gobierno de Nepal ha puesto marcha la Autoridad Nacional para la Reconstrucción (NRA, por sus siglas en inglés) para gestionar los procesos de reconstrucción y recuperación. Conforme a las propuestas actuales, las compensaciones serán de hasta 200.000 rupias nepalíes (1.877 dólares/1.326 libras esterlinas/1.664 euros) por hogar, que se pagarán en tres plazos. La NRA también será responsable de aprobar diseños y materiales resistentes a terremotos para guiar, así, los futuros trabajos de construcción. Los diseños y construcciones llevados a cabo durante este período de retraso podrían poner a numerosas personas en riesgo ante futuros terremotos. De los 4.100 millones de dólares comprometidos en la Conferencia Internacional para la Reconstrucción de Nepal, que tuvo lugar el pasado mes de junio, se han proporcionado 1.200 millones de dólares que apenas se han destinado a los hogares beneficiarios.

 

Contacto para medios

Para más información, estudios de caso y concertar entrevistas, póngase en contacto con Kai Tabacek: ktabacek1@oxfam.org.uk / 07584 265 077.

Twitter: @Oxfam.