Crisis de sequía ya supera los 3.5 millones de personas afectadas en Centroamérica

La fuerte sequía de 2014 destruyó entre un 70 y 80% de las cosechas en el corredor seco de Centroamérica, y que continuó durante el 2015 debido a las lluvias erráticas e insuficientes, que provocaron la pérdida de cosechas y muerte de ganado, agudizando la crisis de inseguridad alimentaria. Adicional al fenómeno de El Niño, Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua han sido afectados por la Roya del Café desde 2012, limitando los medios de vida de la población.

Más de 3.5  millones de personas, están sufriendo las consecuencias de una crisis humanitaria silenciada en el Corredor Seco de Centroamérica. Los efectos acumulados debido a los años  de sequía, han afectado a las familias más pobres del corredor seco  agudizado la pobreza y aumentado considerablemente la desigualdad en esta zona del continente. Ante este panorama y con el fin de analizar los impactos y necesidades derivadas de esta crisis humanitaria que enfrenta Centroamérica, el próximo 17 de mayo se llevara a cabo en la ciudad de Guatemala el foro “Impacto del riesgo de sequía y otros efectos adversos del cambio climático”, donde se abordarán este y otros temas relacionados con los efectos y proyecciones del fenómeno de El Niño, y la articulación de acciones en el corto, mediano y largo plazo, que contribuyan a la solución de la problemática.

“Se requiere que la comunidad internacional (agencias de cooperación, organismos internacionales), preste una mayor atención y recursos adicionales a la emergencia de desarrollo lento y que ha afectado a más de 3.5 millones de personas en el corredor seco de Centroamérica. Si bien Guatemala, El Salvador y Honduras, son considerados países de ingresos medios, la debilidad evidenciada de los gobiernos para  responder a esta emergencia, hace de suma importancia una mayor posición y decisión desde las instancias internacionales”. Afirma Enrique García, Coordinador Humanitario de Oxfam para América Latina y el Caribe, “la Crisis humanitaria en el corredor seco  está afectando a las familias más pobres, situación que incrementa los niveles de desigualdad en la región. Se requiere que los gobiernos diseñen e implementen reformas fiscales que eviten la fuga de recursos hacia  Paraísos fiscales y se inviertan en programas orientados a mejorar los medios de vida de las comunidades y su fortalecimiento  en temas relacionados con la prevención del riesgo y adaptación a fenómenos derivados de la variabilidad climática o el cambio climático”, puntualiza.

En la década pasada, en América Latina y el Caribe se registraron más de 15 millones de personas afectadas por inundaciones, más de 3 millones por sequías extremas y casi 5 millones por temperaturas extremas. Además, y de acuerdo con escenarios del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), el aumento del número de personas con riesgo de sufrir hambrunas en toda Latinoamérica, podría ser de 5 millones para el año 2020 y llegar hasta los 26 millones para el año 2050. Hasta ahora, los esquemas de protección social de los gobiernos son insuficientes para cubrir estas pérdidas, afectando especialmente a la población más vulnerable.

Desde Oxfam se viene implementando una estrategia de respuesta a la sequía y roya en los  cuatro países de Centroamérica donde tiene presencia: Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador, orientada a asegurar la asistencia y recuperación adecuada de los medios de vida de las personas más afectadas.

 

Contacto para medios

Damaris Castillo Romero. Consultora  de comunicación.

DCastillo@oxfam.org.uk

Celular: +5713162599668