Ciclón Idai: los supervivientes se enfrentan a un nuevo desastre a medida que se propaga el cólera

La organización Oxfam dice que el gobierno de Mozambique está actuando rápidamente para establecer centros de tratamiento de cólera en la devastada ciudad de Beira, pero que la comunidad internacional debe ofrecer más dinero en efectivo para apoyarle. De los 281 millones de dólares que ha pedido Naciones Unidas en su llamamiento para esta crisis, sólo se ha financiado hasta ahora el 17%. 

La amenaza de una epidemia de cólera es alta. La primera muerte se ha confirmado y el número de casos está aumentando y ha superado ya el millar. El gobierno ha comenzado este miércoles una campaña de vacunación oral que alcanzará a 900.000 personas. 

Este trabajo debe complementarse con una gran campaña de alerta e intercambio de información a las personas afectadas sobre cómo protegerse.

Oxfam está trabajando junto con el Ministerio de Salud mozambiqueño y ya ha capacitado a 64 activistas comunitarios que ya están trabajando para brindar información de salud vital a la población, incluyendo qué hacer si sospechan que familiares o personas cercanas están infectados. También distribuirán líquidos para purificar el agua. 

Estas tareas son cruciales y deben de realizarse a una escala mucho mayor y también de forma más rápida. Oxfam planea que 1,000 activistas comunitarios trabajen en el menor plazo posible en la respuesta de salud pública. La organización continuará con el trabajo que está haciendo para transportar agua limpia, construir letrinas y distribuir depósitos de agua, cubos y jabón.

El alcance real del ciclón Idai aún no se conoce. En zonas de difícil acceso, hay todavía muchos miles de personas aisladas. El nivel de destrucción implica que llegar hasta estas personas es costoso y requiere una financiación rápida y flexible. 

Oxfam forma parte de una coalición llamada COSACA junto a Save the Children y CARE. El responsable del programa humanitario de Oxfam, Ulrich Wagner, acaba de volver de una misión de evaluación en barco a Buzi, una de las áreas de difícil acceso que será priorizada en la campaña de vacunación. “Lo que vi allí es impactante, el caldo de cultivo perfecto para el cólera. Solo mirando algunos de los edificios, se podía ver que las aguas de la inundación habían subido por encima de la altura de una persona”.  

“La gente está limpiando lo que queda de sus casas o tratando de construir nuevos refugios con los escombros que encuentran. Los inodoros están destruidos y desbordados. Debemos asumir que todos los pozos están contaminados, pero la gente se ve obligada a seguir cogiendo agua de ellos. Me contaron que en algunas áreas la gente estaba cavando agujeros en el suelo para tratar de encontrar agua”. 

“Hasta ahora”, explica desde Beira, Dorothy Sang, responsable de incidencia humanitaria de Oxfam, “la comunidad internacional ha sido rápida en proporcionar materiales y efectivos militares para ayudar a las ingentes tareas de búsqueda y rescate, pero el llamamiento de financiación de la ONU sólo se ha cubierto en un 17%, una cantidad increíblemente baja para lo que la propia ONU ha calificado como uno de los peores desastres relacionados con el clima en África. 

“Para frenar una emergencia sanitaria”, dice Sang, “necesitamos que la comunidad internacional aumente el financiamiento flexible a las organizaciones que están ahora en el terreno para poder ampliar rápidamente la respuesta y contener y detener la propagación del cólera”. 

“Necesitamos traer muchos más suministros y más rápido, en particular para garantizar agua limpia y una gestión segura de los desechos. Los gobiernos y los donantes deben priorizar no solo las herramientas, sino también las personas necesarias para intensificar la promoción de la salud pública en el corazón de las comunidades afectadas”.  

“La tragedia”, concluye, “es que el cólera es realmente fácil de tratar y simple de prevenir. Pero si continúa presente, se desbordará y la respuesta será mucho más costosa, tanto en términos de vidas como de los recursos necesarios para detenerlo. Debemos proporcionar agua potable y saneamiento a la gente y asegurarnos de que la población se dé cuenta de que cosas simples como el jabón pueden mantener a raya el cólera".

Oxfam está proporcionando agua potable limpia a más de 8,000 personas que viven en campamentos de personas desplazadas y distribuye cubos y jabón como parte del consorcio COSACA y con su socio local AJOAGA. 

Un siguiente paso crucial para evitar los riesgos para la salud es construir baños. Este miércoles ha aterrizado en Beira un avión con 38 toneladas de equipos de agua y saneamiento. El envío incluye más de un millar de letrinas para construir inodoros de emergencia, más de 20 depósitos de agua para recolectar y almacenar agua potable, 10,000 cubos para transportar y mantener el agua limpia, 3 sistemas de bombeo de agua con generadores y más de cien grifos.

Notas a los editores

Oxfam en Mozambique es parte de un consorcio con Save the Children y CARE llamado COSACA. Las tres agencias trabajan juntas para maximizar el alcance y el impacto en situaciones de emergencia.

Contacto para medios

Mozambique: Stewart T Muchapera, +263 772426952, +263772426952

Para actualizaciones, por favor siga @Oxfam

Respuesta de Oxfam ante el ciclón Idai