Oxfam pide al gobierno colombiano medidas urgentes para proteger a las defensoras de la tierra y del medio ambiente

•    Aumentaron un 97% las agresiones contra las defensoras en el primer trimestre de 2019
•    Amenazas y asesinatos están vinculados con su defensa de la tierra, el territorio y de los recursos naturales frente a intereses económicos que excluyen a la población local

Defensoras colombianas de la tierra, el territorio y del medio ambiente están siendo amenazadas y asesinadas por enfrentarse a intereses económicos legales e ilegales, señala Oxfam, que pide al gobierno de Colombia establecer estrategias de prevención y protección adecuadas y que tengan en cuenta la realidad de estas mujeres líderes. 

Las agresiones contra mujeres defensoras de derechos humanos, entre las que se encuentran las defensoras de la tierra y del medio ambiente, han aumentado un 97% en el primer trimestre de 2019 con respecto al mismo período del año anterior, periodo en el que se han registrado seis asesinatos de mujeres líderes. En 2018 fueron asesinadas 16 mujeres defensoras, según el informe anual de Somos Defensores. 

Según Oxfam, los modelos económicos extractivistas legales e ilegales han ido ganando terreno en Colombia, y se han intensificado aún más desde la firma del Acuerdo de Paz en 2016, dejando al margen a los habitantes de las zonas rurales para favorecer la agroindustria y la extracción de recursos no renovables. Estos modelos entran en conflicto con los intereses de las comunidades indígenas, afrocolombianas y campesinas, especialmente con los de las mujeres que han impulsado procesos de construcción de paz basados en propuestas alternativas de desarrollo. 

Las personas defensoras de derechos a la tierra, el territorio y el medio ambiente no solo son objeto de acoso judicial, prohibiciones de viaje, vigilancia ilegal, amenazas y hostigamientos, sino que también son víctimas de ataques violentos, desaparición forzada, acoso sexual, amenazas a la familia y chantaje. Sus manifestaciones pacíficas suelen ser reprimidas con fuerza. 

El incremento en la persecución a las personas defensoras de derechos humanos en Colombia, y en particular a los activistas de la tierra, el territorio y del medio ambiente, ha sido denunciado recientemente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). 

Aunque los hombres siguen siendo quienes reciben la mayor cantidad de agresiones, “el problema con las mujeres es que con ellas se utilizan métodos de especial sevicia y crueldad”, denuncia Aída Pesquera, directora de Oxfam en Colombia. 

“Al hombre se le asesina”, explica Jacqueline Romero, líder de Fuerza de Mujeres Wayuu, amenazada en reiteradas ocasiones, “pero la mujer antes de ser asesinada es torturada, es abusada sexualmente. ¿Somos más vulnerables? Sí, porque la sevicia con la que se hace un hecho contra una mujer, al hombre no le pasa. Tenemos muchas compañeras que han sufrido violaciones y les dicen “esto te pasó pa que calles la boca”.  

Oxfam pide que de manera urgente se diseñen e implementen medidas de prevención y protección para estas defensoras, que tengan enfoque de género, étnico y territorial, y que cuenten con su participación efectiva en el proceso

Según Pesquera, “la ausencia de mujeres en cargos políticos, especialmente afrocolombianas, indígenas y campesinas, incide en que sean inadecuadas las medidas institucionales que se adoptan para superar su pobreza y desigualdad, y para garantizar su seguridad. La mayor parte no consideran el enfoque de género, ni el enfoque diferencial. Esto supone otra forma de discriminación institucional”. 

Oxfam también pide frenar el altísimo nivel de impunidad que rodea los ataques y asesinatos contra las defensoras, investigar quiénes son los autores materiales e intelectuales de las amenazas y los crímenes contra ellas y detener la estigmatización de las personas defensoras de derechos humanos por parte de autoridades, instituciones públicas o medios de comunicación, que asocian a los movimientos sociales con los grupos armados o afirman a veces que las amenazas y asesinatos responden a asuntos personales. 

Bajo el título “Defendamos su voz” Oxfam pone en marcha este miércoles una campaña de sensibilización y de presión ciudadana para visibilizar este problema y lograr que el gobierno colombiano tome las medidas solicitadas. La campaña se lleva a cabo junto a la Plataforma de Incidencia Política de Mujeres Rurales Colombianas, Somos Defensores e International Land Coalition. 

“Las autoridades competentes”, explica Pesquera, “muestran su preocupación por el tema en espacios internacionales, pero lo minimizan dentro del país. Es urgente colocar la protección de las defensoras en la agenda nacional para reducir el alarmante aumento de homicidios y ataques”. 

Oxfam trabaja junto a las mujeres defensoras colaborando en tareas de prevención, autoprotección y protección, acompañando sus demandas ante distintos actores y visibilizando su situación en el ámbito nacional e internacional. 

Notas a los editores

Más información sobre la campaña “Defendamos su voz” aquí y sobre la situación de las defensoras aquí.

Forman parte de esta campaña la Plataforma de Incidencia Política de Mujeres Rurales Colombianas, Somos Defensores e International Land Coalition.

Denuncia de la ONU sobre incremento de asesinatos.

Datos sobre agresiones y asesinatos a defensoras y defensores: Informes de Somos Defensores

Fuente de los datos sobre asesinatos de mujeres. 

Contacto para medios

Sebastián Cifuentes en Bogotá, Colombia | juan.cifuentes@oxfam.org | +57 315 8945209 

Para actualizaciones, siga a @OxfamenColombia y @Oxfam_es