Informe de Oxfam evidencia que los sistemas tributarios de Guatemala, Honduras y República Dominicana profundizan las desigualdades de género

De acuerdo con el informe ¿Tienen los impuestos alguna influencia en las desigualdades entre hombres y mujeres? publicado por Oxfam el día de hoy, las mujeres de Guatemala, Honduras y República Dominicana están en una posición de desventaja frente al pago de impuestos, y también reciben menos beneficios públicos de los que deberían a través del gasto de los gobiernos.

Según el informe, estas diferencias se dan debido a la forma en la que aún se asignan las tareas en nuestra sociedad: dependiendo del sexo. 

“Las mujeres latinoamericanas dedican en promedio 37 horas a la semana a las tareas de cuidado, esto afecta negativamente su inserción laboral y sus ingresos. Los gobiernos miran para otro lado y no reconocen esta carga desarrollando pocas políticas para ayudar a redistribuir y valorar las tareas de cuidado. Los sistemas tributarios al ser ciegos a las desigualdades de género acaban profundizando estas diferencias en vez de reducirlas”, señala Rosa Cañete, Coordinadora de Lucha contra la Desigualdad de Oxfam en Latinoamérica y el Caribe.

Algunos de los datos que revela el informe evidencia los mecanismos con los que se profundizan las desigualdades.

En Guatemala y Honduras, los trabajadores informales pagan más impuestos sobre su ingreso, que quienes son asalariados o independientes. Esto afecta más a las mujeres, que son en su mayoría trabajadoras informales.  

En República Dominicana, las mujeres asalariadas pagan tasas efectivas de impuesto superiores a la que pagan empresarios o trabajadores independientes. Dado que hay mayor proporción de mujeres que hombres en los trabajos asalariados dominicanos, el diseño tributario profundiza también las desigualdades de género.

El informe de Oxfam también pone en evidencia los altos beneficios tributarios que reciben las empresas de estos tres países, a través de exenciones y exoneraciones en el pago de impuestos. Estos son recursos que deja de recibir el estado y que podrían invertirse en programas sociales que reduzcan las desigualdades y apoyen especialmente a las mujeres.

En República Dominicana las exoneraciones de impuestos a empresas equivalen a 126% de la inversión en salud. En Honduras se exoneró a empresas en más de 383 millones de USD en 2016, lo que equivale a más de tres veces el presupuesto público asignado a la Secretaría de Desarrollo e Inclusión Social, entidad que gestiona políticas públicas fundamentales para las mujeres.

“Con una revisión mínima de estas exoneraciones a empresas para acercarse a las de los países más avanzados se podrían ampliar programas sociales como guarderías o servicios de salud para redistribuir las tareas de cuidado y descargar a las mujeres. Aunque el estudio analiza datos de República Dominicana, Guatemala y Honduras específicamente, sabemos que esta situación es similar en la mayoría de los países de América Latina y el Caribe, de ahí la importancia de las recomendaciones que planteamos, ya que son aplicables a toda la región”, señala Cañete.

El informe de Oxfam recomienda a los gobiernos a revisar las exoneraciones tributarias, eliminar las que no se justifican, y usar esos impuestos para el financiamiento de políticas públicas que promuevan los derechos de las mujeres. 

También se hace un llamado a los gobiernos a realizar reformas tributarias para que quienes ganan más, paguen más impuestos, y así lograr que los presupuestos públicos no dependan tanto de impuestos al consumo, como el IVA, que afecta mayoritariamente a las mujeres que al tener menores ingresos destinan una mayor proporción de estos al consumo.

La política tributaria no debe penalizar a quienes tienen ingresos más bajos e inestables, que es el caso de las mujeres. En Honduras y Guatemala se debe revisar el cobro de impuestos a las y los trabajadores informales, independientes y pequeños contribuyentes, quienes son en su mayoría mujeres, para que no paguen más en impuestos, en comparación con los trabajadores asalariados.

En general, la política tributaria no puede ser ciega frente al trabajo de cuidado no remunerado y su impacto negativo en la vida de las mujeres. Se debe visibilizar, valorar y redistribuir el trabajo no remunerado de cuidado, y, en esa medida apoyar a las mujeres para no comprometer su autonomía económica y no vulnerar sus derechos.

Contacto para medios

Tania Escamilla, en la Ciudad de México | tania.escamilla@oxfam.org

Para actualizaciones, por favor siga @oxfam_es