Defensoras ambientales y territoriales inician gira internacional para denunciar violencia contra ellas en Colombia ante nueva oleada de agresiones

  • El 2 de octubre inicia la campaña internacional Juntas Somos Victoria, para hacer un llamado a los gobiernos del mundo a salvaguardar la vida de las defensoras. 
  • Las defensoras de los derechos agrarios, ambientales y territoriales en Colombia están siendo amenazadas y asesinadas en total impunidad: pedimos al gobierno colombiano tomar medidas para garantizar la protección efectiva. 
  • Paralelamente se lanzará el informe Mujeres Defensoras de los derechos agrarios, ambientales y territoriales en Colombia.

La Campaña Internacional Juntas Somos Victoria, es una iniciativa de la Plataforma de Incidencia Política de Mujeres Rurales Colombianas, Oxfam, International Land Coalition y Somos Defensores, para hacer un llamado a los distintos gobiernos a nivel internacional a salvaguardar la vida de las defensoras. Entre otras acciones, la campaña incluye una gira internacional de un grupo de defensoras por Europa, Estados Unidos y la sede de la ONU en Nueva York, para visibilizar y denunciar la problemática que viven las defensoras de los derechos agrarios, ambientales y territoriales en Colombia.  

Desde 2016 y hasta la fecha, 55 defensoras han sido asesinadas en Colombia, convirtiéndolo en el segundo país más peligroso del mundo para las personas defensoras de la tierra y el medioambiente. Por otro lado, en el primer trimestre de 2019 los ataques contra ellas han aumentado un 97%, respecto al mismo periodo del año anterior, rompiendo un nuevo récord con 75 agresiones en este tiempo.

‘Mujeres Defensoras de los derechos agrarios, ambientales y territoriales en Colombia’ 

Según el informe Mujeres Defensoras de los derechos agrarios, ambientales y territoriales en Colombia, la violencia está ligada a la expansión de grupos y corporaciones legales e ilegales que explotan los recursos naturales en territorios bajo la influencia de actores que abusan de su poder, y donde no hay presencia efectiva del Estado colombiano. 

“A partir de 2016 las amenazas y asesinatos se han desatado, y más del 90% de los casos quedan en la impunidad” manifiesta Aida Pesquera, directora de Oxfam en Colombia. 

El informe busca evidenciar los riesgos a los que están sometidas las defensoras y presentar sus propuestas para implementar medidas de prevención y protección efectivas.

A través de Juntas Somos Victoria, se hace un llamado a los gobiernos del mundo a proteger la vida de las defensoras.

En Colombia tanto el relator especial de la ONU sobre defensores y defensoras de los derechos humanos, Michael Forst, como la Fiscalía General de la Nación, han reconocido que los asesinatos y amenazas contra este colectivo son sistemáticos. 

Atrapadas entre los grupos armados y los intereses económicos en zonas rurales históricamente marginadas, las mujeres sufren un tipo de violencia característico, marcado por el machismo y por su estigmatización como indígenas, afrocolombianas o campesinas. 

“La desigualdad es profunda en un país en el que el 1% de las fincas más grandes ocupan el 81% del territorio. Las mujeres tienen las extensiones de tierra más pequeñas (el 78% tiene menos de cinco hectáreas), menos acceso que los hombres a créditos, maquinaria o asistencia técnica, y escasas oportunidades en el mercado laboral”, asegura Pesquera.

Por ello, para conmemorar la lucha de estas mujeres y sensibilizar sobre el tema se creó la campaña internacional Juntas Somos Victoria, un rostro de realidad virtual generado a partir de la combinación de los rasgos de las defensoras asesinadas tras la firma del Acuerdo de Paz, siendo el resultado final la suma de todas ellas.  

Juntas Somos Victoria exige medidas a distintos niveles. Por ejemplo, al gobierno colombiano le pide, entre otras, que consolide la presencia del estado no armado en las zonas rurales, que implemente de manera efectiva todos los puntos del Acuerdo de Paz, entre otros, los relacionados con el control del paramilitarismo y que ponga en marcha mecanismos de prevención y de protección de las defensoras. 

También se solicita a la Unión Europea diversas medidas de monitoreo, diálogo o financiación de programas de protección, así como la revisión de los programas de asistencia técnica a Colombia en materia jurídica o policial. 

Las defensoras sufren distintos tipos de violencia, persecución, vigilancia, insultos, allanamientos, agresiones sexuales, tortura y asesinato. Además muchas veces son estigmatizadas, identificadas con la guerrilla o con bandas criminales, lo que aumenta aún más su riesgo. 

Para garantizar una protección efectiva, la campaña pide al gobierno de Iván Duque asegurar garantías de prevención y protección colectiva con enfoque de género, étnico y diferencial, contando con la participación efectiva de las defensoras en todo el proceso y hace un llamado a la comunidad internacional a tomar medidas para salvaguardar la vida de las mujeres defensoras ante las amenazas y ataques que sufren a diario.

Contacto para medios

Sebastián Cifuentes en Bogotá, Colombia | juan.cifuentes@oxfam.org | +57 315 8945209 

Para actualizaciones, siga a @OxfamenColombia y @Oxfam_es