Respuesta de Oxfam al informe del IPCC sobre el cambio climático y la tierra

 

En respuesta a la publicación del informe del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) sobre el cambio climático y la tierra, Aditi Sen, asesora de Oxfam de políticas climáticas, ha declarado:

 

“La tierra es un elemento central de la lucha contra la crisis climática y el hambre. La agricultura industrial, la deforestación y el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos están destruyendo las tierras de las que dependemos para producir alimentos, y son las personas en mayor situación de pobreza quienes se llevan la peor parte.

 

Tenemos que poner fin a la agricultura industrial destructiva e invertir en enfoques agroecológicos que secuestren el carbono, mejoren la salud del suelo y aumenten el rendimiento de las cosechas. Los Gobiernos también deben invertir en las y los pequeños agricultores y proteger los derechos de las personas sobre sus tierras y bosques para que las comunidades pobres que más sufren los efectos de la crisis climática puedan alimentarse, tanto ahora como en el futuro. 

 

Los responsables políticos deben proponerse erradicar el hambre y reducir las emisiones a cero. Para ello, deben rechazar soluciones ficticias que cambian el uso de la tierra del cultivo de alimentos para producir en su lugar cultivos y árboles destinados a la generación de energía y la captura de carbono”.

 

 

Notas a los editores: 

Entre los estudios de caso disponibles, destacan los siguientes:

 

El Cuerno de África: Se estima que una persistente sequía en el Cuerno de África ha dejado a 7,6 millones de personas en una situación de hambre severa. La ausencia prolongada de lluvias ha destruido los cultivos y los medios de vida de la población. Esta situación se ha visto exacerbada por el hecho de que millones de personas han tenido que abandonar sus hogares por la sequía y el conflicto crónico. https://wordsandpictures.oxfam.org.uk/pages/search.php?search=%21collection37883&k=8b48af58a9

 

Camboya: El cultivo de arroz es la principal fuente de empleo e ingresos de la población rural en todo el mundo, y es un alimento básico al menos para la mitad de la población mundial. El cultivo de arroz es también uno de los principales factores que contribuyen a la crisis climática, ya que la mitad de las emisiones totales de metano, uno de los gases de efecto invernadero más nocivos, proceden del ganado y los arrozales. El sistema de intensificación del arroz (SRI) es un método con el que se pretende gestionar las plantas, la tierra, el agua y los nutrientes para que las y los agricultores puedan producir más arroz utilizando menos agua, menos productos químicos y menos semillas. Este procedimiento reduce de manera significativa las emisiones de metano. Más de 1,5 millones de pequeñas y pequeños agricultores de Camboya, Sri Lanka y Vietnam se están beneficiando del SRI gracias al apoyo de las organizaciones socias de Oxfam en estos países. https://wordsandpictures.oxfamnovib.nl/pages/search.php?search=%21collection1938&k=566d53902c

 

Contacto para medios: 

Anna Ratcliff: +44 7796993288 / anna.ratcliff@oxfam.org

 

Lisa Rutherford: + 44 7917 791836 / lrutherford@oxfam.org.uk

 

@oxfam 

Enlace Permanente: 
https://oxf.am/2MNm94H