Liderar el cambio y cambiar actitudes

Boys and girls who participate in the Rape Crisis Cape Town Trust, in Khayelitsha, South Africa

Lograr un cambio de actitud mediante la educación y el diálogo es una parte fundamental del trabajo que desarrolla la fundación Rape Crisis Cape Town Trust, entidad financiada a través del programa Engendering Change en pro de los derechos de las mujeres y que cuenta con el apoyo de Oxfam, el Gobierno de Canadá y otros donantes privados.

Aunque al principio se mostraron tímidos, la veintena de adolescentes sentados a la mesa se fueron abriendo poco a poco. Se habían reunido para debatir sobre la violación en sus comunidades y para compartir sus experiencias como educadores de Rape Crisis en sus institutos.

Su sinceridad era a veces brutal, pero su valentía y determinación para impulsar un cambio en sus comunidades llenó de luz sus historias.

Lograr un cambio real

Como la mayoría de los chicos y de las chicas presentes, Samkele vivía con su familia en una choza hecha de láminas de acero corrugado en Khayelitsha, uno de los municipios más pobres y con mayor tasa de crecimiento de Sudáfrica.

“La violación es un problema grave en Khayelitsha”, afirmaba. “A veces es como si la gente estuviese acostumbrada y fuese algo normal. Además, muchas personas piensan que la víctima es la culpable y que hizo algo malo y por eso ha sido violada”.

Samkele conoce muchos casos de violación en su instituto y en su comunidad, pero afirma que Rape Crisis Cape Town Trust, organización socia de Oxfam, está impulsando un cambio real.

“He recibido formación de Rape Crisis y ahora sé que es mi responsabilidad ayudar a las personas a darse cuenta de que están equivocadas en muchas cosas. No es verdad que se debe culpar a las mujeres de las violaciones que sufren. Tenemos que cambiar esto”.

Los dos chicos sentados junto Samkele asienten. Sus dos “socios”, según Samkele. Los tres chicos venden patatas fritas y caramelos durante los recreos y a la hora del almuerzo en el colegio para obtener algún dinero extra para ayudar a sus familias.

Rape Crisis lleva a cabo proyectos educativos para concienciar y prevenir las violaciones en los colegios, y ofrece asesoramiento y apoyo legal a las víctimas. Lograr un cambio de actitud a través de la educación y el diálogo es una parte fundamental de su trabajo. Engendering Change, un programa de cinco años para la defensa de los derechos de las mujeres y financiado por Oxfam, el Gobierno de Canadá y otros donantes privados, participó en la creación de Rape Crisis.

Samkele añade: “No siempre ha sido fácil. Al principio mi padre y mi hermano mayor se reían de mí y decían que no soy un hombre de verdad”.

Nunca hay un motivo para la violación

Yoliswa cuenta que cada mañana se despierta a las 5:30 horas para ir a buscar agua, calentarla y preparar la comida para su familia antes de prepararse para ir al colegio. Ella también vive en Khayelitsha y quiere ser actriz cuando sea mayor.

"He aprendido mucho y he ganado confianza siendo educadora de Rape Crisis", afirma.

"A menudo las chicas piensan que no deben usar falda o caminar solas o hacer cosas diferentes en el colegio para evitar ser violadas. Parte del problema es que nuestros padres y otras personas nos dicen estas cosas. Creen que no hay más opciones. Pero yo les digo que la violación no es culpa de las víctimas; que nunca hay una razón para la violación. Siempre está mal”.

“Por eso es tan importante empezar a educar a los jóvenes acerca de la violación y lograr un cambio de actitud frente a ella. Hay que cambiar las cosas".

Las actitudes están cambiando en Sudáfrica gracias a la labor de organizaciones como Rape Crisis y de jóvenes como Samkele y Yoliswa, que están liderando el cambio en sus comunidades. Sin embargo, las estadísticas de violación siguen siendo inaceptablemente elevadas y muchas personas se quejan de la cultura de impunidad para los violadores y de los débiles esfuerzos del Gobierno para su prevención. Todavía queda un largo camino por recorrer.

Hoy en día, Rape Crisis Cape Town Trust continúa tendiendo puentes entre víctimas de violación y sus comunidades. Siguen trabajando para reducir el estigma de la violación, incrementar el apoyo disponible para las víctimas y prevenir futuros casos de violación.

Artículo publicado originalmente en la página web de Oxfam Canadá.