¿Por qué trabajar en el ámbito humanitario? Trabajadores y trabajadoras en Sudán del Sur nos cuentan sus motivos

 Trabajadores de ayuda humanitaria que trabajan para Oxfam en Sudán del Sur, ayudan a mantener la esperanza asistiendo a gente como ellos mismos. Foto:Oxfam
Trabajadores de ayuda humanitaria que trabajan para Oxfam en Sudán del Sur, ayudan a mantener la esperanza asistiendo a gente como ellos mismos. Foto:Oxfam

¿Trabajas en el ámbito humanitario? Hay trabajadoras y trabajadores humanitarios de toda condición y de todas las partes del mundo. Con motivo del Día Mundial de la Asistencia Humanitaria 2015, hemos hablado con trabajadoras y trabajadores humanitarios presentes en Sudán del Sur para que nos cuenten con sus propias palabras qué les motiva para ayudar a otras personas y les llevó a trabajar en este ámbito.

Matthew Bida – Líder del Equipo de Seguridad Alimentaria y Medios de Vida en Situaciones de Emergencia (Sudán del Sur)

"Viví en el campamento de refugiados de Kabolgo, en Uganda, de 1993 a 2003. Allí, Oxfam nos ayudaba proporcionándonos alimentos y agua, entre otras cosas. Pude ir a la escuela pero, en el fondo, ya sabía qué quería hacer con mi vida. Quería ser capaz de ayudar a cualquiera que estuviese en la misma situación en la que yo me había encontrado. Mientras trabajo en distintos lugares de Sudán del Sur, sé que mi trabajo supone una diferencia real, como el trabajo de otras personas lo supuso para mí".

Namaru Florence – Oficial del Equipo de Seguridad Alimentaria y Medios de Vida en Situaciones de Emergencia (Sudán del Sur)

"Cuando obtuvimos la independencia, tuve el privilegio de trabajar con compatriotas que volvían a casa desde Sudán. Todos teníamos grandes esperanzas. La gente trajo consigo sus sueños e ilusiones para Sudán del Sur, para nuestro futuro. Tan solo estar cerca de estas personas resultaba inspirador. Sus esperanzas eran las mías".

"Parece que ha pasado mucho tiempo desde entonces. Ahora estamos en guerra y muchos nos sentimos perdidos. Algunos hemos perdido a nuestros seres queridos o nos hemos visto obligados a abandonar nuestros hogares. Estoy perdiendo la esperanza que una vez me inspiró".

"Trabajo en el ámbito humanitario porque creo que aún hay esperanza para Sudán del Sur. Tengo la oportunidad de trabajar con comunidades para debatir soluciones a los problemas a los que se enfrentan y superarlos. Creo que la única forma de superar los retos que afrontamos es escucharnos los unos a los otros y trabajar juntos. Debemos trabajar juntos para tener un futuro mejor, juntos. La respuestas dependen de nosotros".

Florence Namaru keeps her hope alive for South Sudan. Photo credit: Stella Madete/ OxfamFlorence Namaru sigue teniendo esperanza por Sudán del Sur. Foto: Stella Madete/Oxfam

Emma Jane Drew – Responsable del Programa de Acción Humanitaria (Australia)

"Quería que mi trabajo cambiase las vidas de las personas. Trabajando en el sector privado en Australia, sentía que tenía que haber algo más… Empecé a pensar en cómo mi trabajo diario podía tener un efecto positivo en otras personas. Quería salvar el mundo, por supuesto, pero sabía que incluso las acciones más pequeñas pueden cambiar las vidas de las personas. Este trabajo me ayuda a evaluar mi propio propósito y mi contribución a lograr un bien mayor. Por eso incluso ahora, tras 10 años trabajando en el ámbito humanitario, me gusta viajar al terreno y estar con las personas a las que sirvo. Me recuerdan por qué me dedico a esto".

Isabel Martins – Coordinadora de proyectos (Portugal)

"Nuestro trabajo tiene un propósito, que es impulsar cambios ayudando a las personas a reclamar su derecho a una vida digna y completa. Derechos que se dan por sentado en Portugal, de donde yo vengo. No importan los desafíos a los que nos enfrentamos o las duras condiciones en las que vivimos. Quienes trabajamos en el ámbito humanitario tenemos el privilegio de ser testigos de primera mano de la tenacidad y el espíritu de las personas a las que servimos".

Alfred Bekit – Promotor de salud pública (Sudán del Sur)

"Pertenezco a una comunidad y eso significa apoyarnos los unos a los otros, en los tiempos buenos y en los malos. Empecé a trabajar en el ámbito humanitario para servir a la comunidad de la que procedía. Ahora trabajo para cualquier comunidad que precise de mi ayuda. Ayudo porque es mi obligación hacerlo".

Khan Wal – Ingeniero de salud pública (Sudán del Sur)

"Me hice trabajador humanitario porque sé lo que se siente cuando se necesita ayuda en Sudán del Sur. Lo sentí cuando trabajaba en Juba, en la base de Naciones Unidas, donde muchas personas como yo nos refugiamos en busca de protección. Y también lo siento ahora, en Lankien, donde mucha gente aún sufre. Hago lo que hago porque quiero ayudar a las personas cuando más lo necesitan".

Khan Wal, Oxfam Public Health Engineer in South Sudan

Khan Wal es un ingeniero de  salud pública en Sudán del Sur. Foto: Mette Steen/Oxfam

Naser Shawkat Haider – Responsable de Programa (Pakistán)

"Me siento orgulloso de ser trabajador humanitario y tengo mil millones de razones para dedicar todos mis conocimientos y capacidades a aliviar el sufrimiento de las personas que sufren y proteger su dignidad en tiempos de crisis".

Naser Shawkat Haider from Pakistan, a Programme Manager in South Sudan. Photo credit: Oxfam

Naser Shawkat Haider de Pakistán, responsable de programa en Sudán del Sur. Foto: Oxfam

Daniel add his last name – Oficial de Seguridad Alimentaria y Medios de Vida en Situaciones de Emergencia en Minkaman (Sudán del Sur)

"Sé lo que es vivir en guerra, primero en 1991 y, después, hace poco, en diciembre de 2013. Mi mujer, mi familia y yo huimos de nuestro pueblo natal en Bor, en el estado de Jonglei, cuando comenzaron los enfrentamientos. Nos escondimos entre los arbustos durante 10 días y volvíamos a hurtadillas al pueblo para ver si los combates habían terminado".

"Había cuerpos por todas partes. No podíamos volver a casa, así que decidimos cruzar el río Nilo y venir a Minkaman. Toda nuestra vida estaba en Bor. Yo estaba acabando la carrera universitaria y mi mujer tenía sus propias responsabilidades. Nuestra vida era buena. Y, entonces, tuvimos que volver a empezar de cero, en un sitio nuevo".

"Muchas personas han venido a Minkaman desde Bor. Sufren, como también nosotros sufrimos. Me siento parte de su comunidad porque sé lo que han vivido y cuáles son sus necesidades. Pronto empecé a trabajar con Oxfam, ayudando a distribuir alimentos".

"Ayudó porque estas personas son mi comunidad; son seres humanos. No podemos huir de esta realidad. Tienes que ser valiente y superarlo. La gente me llama 'el hombre de la comida'. Saben que estoy en una situación parecida a la suya y que estoy ayudando".

Daniel the 'man of food', South Sudanese, EFSL officer Minkaman. Photo credit: Pablo Tosco/OxfamDaniel 'el hombre de la comida', oficial de EFSL en Minkaman, Sudán meridional. Foto: Pablo Tosco/Oxfam

Marianne Moller – Recursos Humanos (Inglaterra)

"Hago este trabajo porque comparto el mismo sentimiento de esperanza por un futuro mejor que ayuda a muchas personas a salir adelante en Sudán del Sur. También me gustaría contribuir a que otras personas tengan una vida mejor, porque creo firmemente en la igualdad. Todos somos seres humanos y tenemos las mismas necesidades básicas para vivir: todos queremos un hogar, un sitio seguro en el que vivir y hacerlo en armonía con nuestros vecinos y la naturaleza que nos rodea. Todos lloramos cuando experimentamos tristeza o una gran alegría. Y cuando los tambores suenan, todos queremos bailar. Si puedo contribuir aportando mi granito de arena a crear un futuro mejor para otras personas como yo, me sentiré realizada como ser humano y me sentiré parte del mundo, y todo esto justifica los cambios intensos y el, a veces, sentirme un poco perdida".

Theodros Eshetu Tefera – Coordinador de Seguridad Alimentaria (Etiopía)

"¡Yo sé lo que es pasar hambre! Sé cómo son la debilidad y la desesperación que se sienten cuando tienes hambre. Estudié producción agrícola y ganadera para ayudar a mis hermanos y hermanas a cultivar alimentos y ser autosuficientes. Mi corazón se llena de alegría cuando veo a otros agricultores y agricultoras en el campo recogiendo las cosechas, disfrutando de los frutos de meses de trabajo, o cuando veo a otras personas ordeñar a las vacas de las que han estado cuidando durante muchos, muchos meses. A veces toda una vida".