Terremoto en Ecuador

During the first weeks following the quake, the Portoviejo shelter in Manabí took in almost 1,100 people. Oxfam worked with the relevant authorities to improve the shelter and sanitation conditions. Photo: Pablo Tosco/Oxfam
During the first weeks following the quake, the Portoviejo shelter in Manabí took in almost 1,100 people. Oxfam worked with the relevant authorities to improve the shelter and sanitation conditions. Photo: Pablo Tosco/Oxfam

El 16 de abril de 2016, un terremoto de gran magnitud sacudió el norte de la región costera de Ecuador causando más de 650 víctimas mortales, miles de heridos y destruyendo más de 30.000 edificios. Se trató del peor terremoto en el país desde 1979.

Cientos de miles de personas lo perdieron todo y, a día de hoy, algunas aún viven en refugios temporales con limitado acceso a agua potable. Durante los primeros meses había más de 8.000 personas viviendo en albergues estatales y 11.000 en refugios improvisados sin servicios básicos.

Las provincias más afectadas fueron Esmeraldas y Manabí, ubicadas a 170 kilómetros de la capital, Quito.  Se estima que reconstruir el país costará alrededor de 3.400 millones de dólares.

La respuesta inmediata de Oxfam

Apenas unas horas después del desastre, desplazamos a un equipo de expertos de Oxfam y enviamos dos toneladas de tuberías y tanques de agua a Portoviejo y Pedernales. Toda esta labor se hizo gracias al apoyo de la Agencia de Cooperación Española, AECID. Estos suministros permitieron proporcionar agua potable a más de 10.000 personas gravemente damnificadas, aquellas cuyos hogares resultaron totalmente destruidos o que vivían en áreas donde los sistemas públicos de agua sufrieron graves daños.

Trabajamos en coordinación con organizaciones internacionales, locales y del Gobierno para facilitar el acceso a agua segura, saneamiento e higiene a la población más afectada. Gracias a vuestra generosa aportación, entregamos kits y organizamos actividades de promoción de la higiene para evitar infecciones y la propagación de enfermedades transmitidas por el agua. Esta primera fase de respuesta ha beneficiado a más de 78.000 personas en 30 comunidades.

Entrega de kits de higiene en Manabí, Ecuador.“Lo que esperamos con la entrega de los kits es crear conciencia en la gente sobre la importancia del lavado de las manos y contar con agua segura para el consumo” Arely Rodríguez, oficial de Promoción de Higiene. Foto : Damaris Ruiz/Oxfam

También se rehabilitaron cinco sistemas de agua en el municipio de San Vicente (Provincia de Manabí) y otros tantos en ocho comunidades de Esmeraldas. En nuestro trabajo capacitamos a las comunidades afectadas para que, después de una primera intervención de urgencia, se pudieran gestionar el agua potable ellas mismas y organizaran actividades de promoción de la higiene.

Las mujeres participaron muy activamente en el diseño de las instalaciones sanitarias (como baños para mujeres y hombres, duchas, aseos adaptados para niños, etc…) y en el desarrollo de estrategias y herramientas para promocionar la higiene. Muchas de ellas fueron promotoras y organizaron reuniones comunitarias, visitas a familias y campañas de limpieza.

Además, Oxfam en Ecuador diseñó un sistema pionero de recolección de datos a través dispositivos móviles para mejorar la efectividad del suministro de agua. Gracias a esta nueva herramienta, se puede saber cuántos litros de agua consume una familia, el tiempo que lleva recoger el agua y su grado de satisfacción, todo en tiempo real.

Trabajamos para la recuperación a largo plazo

Pasados los primeros meses, nuestro trabajo se centra ahora en la reconstrucción a medio y largo plazo.

Una de las principales infraestructuras afectadas por el terremoto del 16 de abril fueron las escuelas o unidades educativas (UE). Los edificios ya tenían muchas carencias en materia de agua e higiene antes del sismo, así que Oxfam – junto con UNICEF y otros socios locales – empezó un programa para mejorar las escuelas en entornos rurales en las provincias de Esmeraldas y Manabí.

  • Garantizamos acceso a agua potable tanto para el consumo como el lavado de manos.
  • Habilitamos baños para niñas y niños.
  • Llevamos a cabo talleres educativos para fomentar la buena higiene tanto en las escuelas como en las comunidades rurales a las que pertenecen.
  • Mejoramos la gestión de residuos y fomentamos el reciclaje.
  • Rehabilitamos los sistemas de agua y saneamiento tanto en las escuelas como en las comunidades próximas.

Oxfam en Ecuador

Contamos con más de 30 años de experiencia en el país durante los cuales hemos trabajado en la mejora de los ingresos, las condiciones de vida y el acceso al agua y a la tierra de las poblaciones dedicadas a la agricultura, y hemos potenciado su participación como actores sociales relevantes ante políticas públicas que les afectan. También hemos apoyado los movimientos que impulsan el reconocimiento de los derechos de las mujeres y luchan contra la violencia de género. Además, hemos trabajado en la reducción de riesgos ante desastres conjuntamente con la Administración ecuatoriana.