Ciclón Pam: un año después

A field officer poses with his tomato crop in Teouma village, Vanuatu
Oliver Lato, oficial de campo sénior de una organización socia de Oxfam, con sus cultivos en el pueblo de Teouma (Vanuatu). Foto: Arlene Bax

El viernes 13 de marzo de 2015, un devastador ciclón de categoría 5 azotó Vanuatu. El ojo del ciclón pasó cerca de la isla de Éfaté, donde se encuentra la capital, y se calcula que los vientos alcanzaron los 250 km/h, con ráfagas de hasta 320 km/h.

Más de 180.000 personas resultaron afectadas y 15.000 hogares sufrieron daños. En algunas zonas, árboles de hasta tres pisos de altura fueron arrancados de raíz y en muchas comunidades pequeñas apenas unas pocas casas quedaron en pie. Las familias más pobres, aquellas que vivían en refugios improvisados, fueron quienes más perjudicadas resultaron cuando el ciclón se llevó por delante sus casas. Las escuelas y hospitales también sufrieron importantes daños, así como los tanques y fuentes de agua, que resultaron contaminadas.

La respuesta de Oxfam

Gracias a la generosidad de donantes y colaboradores de todo el mundo, Oxfam ha podido proporcionar ayuda a través de su respuesta al ciclón tropical Pam a casi 25.000 personas en el año que ha transcurrido desde que el ciclón azotó Vanuatu.

Nuestra respuesta comenzó apenas la tormenta traspasó las fronteras de Vanuatu. Esta respuesta inmediata incluyó la provisión de artículos de emergencia, como agua potable, refugio y kits de higiene, así como la reparación de fuentes de agua y la distribución de herramientas y semillas para facilitar la replantación de los cultivos.

Desde el comienzo, nos concentramos en apoyar a la economía local y a las personas para que pudieran salir adelante. A través de nuestro programa de "dinero por trabajo" centrado en limpiar escombros y rehabilitar huertos comunitarios en Puerto Vila y alrededores, proporcionamos a la gente ingresos esenciales para superar los momentos inmediatamente posteriores al ciclón y contribuimos a reconstruir las comunidades.

Two women eating watermelon in Epau, Vanuatu

Anny James y Rinneth Boakokoma, miembro del personal de Oxfam, comparten una sandía del huerto de Anny en Epau (Vanuatu). Foto: Arlene Bax

Anny James se refugió en su casa, situada en el pueblo de Epau, con sus padres y sus tres hijos y escucharon aterrorizados cómo fuera volaban chapas de hierro corrugado y ramas de árboles, que golpeaban las casas de sus vecinos y su pequeño refugio.

"Les dije a mis hijos que teníamos que refugiarnos debajo de la cama. Tenemos solo una cama individual, así que nos apretujamos todos juntos debajo", cuenta.

Tras el desastre, Anny pudo beneficiarse del sistema de cupones de Oxfam, que forma parte de nuestro trabajo de justicia climática y alimentaria. Los cupones tienen como objetivo ayudar a las familias a recuperar sus medios de vida y los bienes que han perdido. Los cupones pueden cambiarse con proveedores locales por materiales de cultivo y de construcción, y por otros bienes básicos que ayudan a las personas a reconstruir sus casas y replantar. "El equipo de Oxfam ayudó a la comunidad, [especialmente] a las viudas, a las madres solteras y a las niñas y niños huérfanos. Colaboraron en la limpieza del pueblo y en la replantación de árboles alrededor de las zonas costeras", comenta Anny.

Recuperación real

A mother and her son collect water from an Oxfam tank after Cyclone Pam, Vanuatu

Merelyn Will, de 21 de años, y su hijo de 3 años, Joseph, frente a un tanque de agua instalado por Oxfam en su pueblo. Foto: Vlad Sokhin

Tras la respuesta de emergencia, hemos estado trabajando para asegurar la recuperación continuada de Vanuatu. Además de la devastación causada por el ciclón Pam, el país también ha padecido la peor sequía en 20 años debido a los efectos de un "súper" El Niño.

Como consecuencia, hemos integrado nuestra labor de recuperación tras el ciclón Pam con los planes de respuesta a El Niño, especialmente en lo referente al agua.

El acceso a agua potable es clave

Las comunidades de las islas de Éfaté, Epi y Emae son el principal foco de nuestro programa de Agua, Saneamiento e Higiene (WASH, por sus siglas en inglés) en Vanuatu. Nuestro trabajo se ha basado en los resultados de la consulta a la comunidad y ha dado acceso a agua potable a más de 13.809 personas. Se han instalado infraestructuras, como nuevos baños, estaciones para el lavado de las manos y sistemas de captación de agua de lluvia, para 2.077 estudiantes en 28 escuelas y jardines de infancia.

Casi 21.000 personas en las islas de Éfaté, Epi y Ambrym también recibieron kits de higiene.

An Oxfam staff member constructing a latrine block in Eton, Vanuatu.

En Eton (Vanuatu), Bryna Palmer, miembro del personal de Oxfam, rompe los esquemas de género de su cultura. Trabaja construyendo e instalando bloques de baños en comunidades de los alrededores de Vanuatu. Foto: Arlene Bax

Igualdad de género

En Oxfam, hemos articulado nuestra labor para promover la igualdad y la protección de género abordando de modo seguro las necesidades básicas de todos los miembros de la comunidad, incluidas las mujeres, los jóvenes y las personas con discapacidades. Promovemos el empoderamiento de las mujeres y trabajamos para poner de manifiesto y promover su liderazgo en la respuesta y la recuperación ante desastres.

Oxfam ha trabajado con mujeres, hombres y líderes varones para promover las responsabilidades compartidas, sensibilizar sobre las desigualdades de género y apoyar las funciones y el liderazgo de las mujeres en los comités comunitarios.

En 2016, seguiremos ayudando a las comunidades a superar los efectos de El Niño y a recuperarse del ciclón tropical Pam proporcionando ayuda esencial a un mayor número de comunidades y de personas en situación de vulnerabilidad.