Arroz
Los gobiernos deben actuar para evitar que el incremento del precio de los alimentos genere una crisis global

Los precios de los alimentos: ¿la crisis que se avecina?

El coste de los alimentos es una preocupación constante para la mayoría de la población más pobre del mundo. El precio mundial de los alimentos alcanzó un máximo histórico en enero, superando los alcanzados durante la crisis alimentaria de 2007-08.

Las personas con pocos recursos de los países en desarrollo gastan entre un 50 y un 80% de sus ingresos en alimentos, lo que hace que el incremento de sus precios (así como su impredecibilidad) constituya una seria amenaza para su nutrición, así como para continuar gastando en otras necesidades básicas como la salud o la educación. Una gran mayoría de estas personas viven de la agricultura. Pero los beneficios de los altos precios no los benefician, ya que son demasiado pobres. El acceso limitado o inexistente a la tierra, al crédito o a las carreteras no permite que accedan a los mercados y vendan sus productos. Además, la desigualdad de poder les imposibilita negociar precios más justos, incluso cuando deben hacer frente al incremento de los costes del combustible o de los fertilizantes.

¿Cuál es la situación?

Desde julio de 2010, los precios de muchos cultivos se han incrementado de manera espectacular. El precio del maíz, el trigo y el azúcar se ha incrementado en más del 70%, mientras que, afortunadamente, el precio del arroz (el alimento básico para muchas de las personas más pobres del mundo) se ha mantenido bastante estable.

Los precios altos e impredecibles de los alimentos son el resultado de una combinación de diversos factores. Menor producción debido a una climatología adversa (en parte debido al cambio climático); aumento del precio de los combustibles, que a su vez incrementan el del transporte y los fertilizantes; una creciente demanda de biocombustibles, que roba terreno a la producción de alimentos... Las restricciones a las exportaciones y el pánico a comprar podrían ser los siguientes. Todos estos factores, sumados a la especulación financiera y el incremento de la demanda, tienen parte de la culpa del incremento del precio de los alimentos.

¿Qué debería suceder?

Los gobiernos deben actuar con celeridad para evitar que el incremento del precio de los alimentos se descontrole y genere una crisis parecida a la sufrida en 2007-08. Los gobiernos deben actuar a corto plazo:

  • Para evitar los precios impredecibles actuales de los alimentos incrementando el apoyo y las inversiones en la agricultura de pequeña escala a fin de incrementar la certeza para la producción de 2011
  • Para ayudar a los pobres a paliar los efectos inmediatos de los precios altos y volátiles a través de programas de protección social

A largo plazo será necesario atacar las raíces de los incrementos de los alimentos dando espacio a los países en desarrollo para que creen las políticas necesarias para promover la producción nacional de alimentos, aumentando la inversión en agricultura (centrada en pequeños agricultores y mujeres) y garantizando el apoyo a los productores de pequeña escala en sus esfuerzos de adaptación al cambio climático. Los países ricos deben aportar suficientes medios financieros para solventar las necesidades tanto a corto como a largo plazo.

Más información

El incremento de los precios de los alimentos en 2011: Preguntas y Respuestas

Lee el informe: Precios de doble filo – La crisis de precios de los alimentos: lecciones y 10 medidas para los países en desarrollo. (Octubre de 2008)

Permalink: http://oxf.am/ZW7