Chad

chad

A pesar de la abundancia en recursos naturales, principalmente petróleo y uranio, Chad continúa ocupando uno de los últimos puestos de la clasificación de países elaborada por Naciones Unidas según el Índice de Desarrollo Humano (IDH). En torno al 60% de la población del Chad (estimada en 10 millones de personas) vive con menos de 1 dólar al día.

Esta contradicción entre la importante disponibilidad de recursos naturales y la persistencia de elevados índices de pobreza de la población es la razón por la cual la sociedad civil del Chad pone su empeño en exigir y lograr un reparto justo de los beneficios conseguidos con las industrias extractivas.

Chad es, además, un país en conflicto. Este conflicto, que presenta dinámicas tanto internas como regionales con Sudán y la República Centroafricana, supone una sería amenaza para la vida, la seguridad y los medios de vida de la población, especialmente en el este del país.

Oxfam en el país

En Chad, donde colaboramos desde 1966, trabajamos con la sociedad civil para lograr los siguientes objetivos:

  • Aumentar los ingresos de las personas agricultoras del sur del país, especialmente en las regiones de Logone Oriental, Logone Occidental y Mandoul, gracias a la mejora de la producción, la transformación y la comercialización de cereales, cacahuete y algodón.
  • Aumentar la capacidad de las poblaciones de las regiones de Kanem, Guéra, Batha y Ouadai (franja Sahel) para evitar y/o hacer frente a las consecuencias de las sequías e inundaciones (cambio climático) en sus medios de vida.
  • Aumentar la capacidad de la población para exigir al gobierno de Chad una mayor transparencia en torno a la obtención y utilización de los recursos derivados de las industrias extractivas, principalmente del petróleo.
  • Contribuir a la estructuración y fortalecimiento de la sociedad civil, especialmente, en medio rural, aumentando su capacidad para incidir en las políticas de desarrollo local y regional.
  • Proporcionar agua y saneamiento a las personas acogidas en campos de refugiados y desplazados internos en el Este del Chad; velar por su derecho a la seguridad y a decidir dónde establecerse. Proporcionar asistencia en seguridad alimentaria y/o agua y saneamiento ante crisis actuales o futuras (sequías, inundaciones, cólera…).