Crisis en África Occidental

Fatma Abba, de 17 años, tuvo que huir de su aldea en Níger debido a las amenazas de Boko Haram. Ahora vive en un campo para personas desplazadas internas con su hijo de un año. Fotografía: Vincent Tremeau/Oxfam
Fatma Abba, de 17 años, tuvo que huir de su aldea en Níger debido a las amenazas de Boko Haram. Ahora vive en un campo para personas desplazadas internas con su hijo de un año. Fotografía: Vincent Tremeau/Oxfam

La terrible crisis que afecta a la región de la cuenca del lago Chad, en África Occidental, se está agravando. Millones de personas han tenido que abandonar sus hogares y medios de vida a causa de la violencia y ahora dependen de la ayuda humanitaria. Oxfam está respondiendo a este desastre humanitario pero se necesitan más recursos para evitar que se convierta en una catástrofe.

La crisis de desplazados que más se ha agravado en África

El conflicto, que estalló hace siete años entre el grupo terrorista Boko Haram y el ejército que trataba de contrarrestar sus actividades, ha provocado una devastadora crisis humanitaria en la región de la cuenca del lago Chad, en África Occidental.

La guerra, que se originó en Nigeria, se ha extendido a países vecinos como Níger, Chad y Camerún, obligando a más de 2,6 millones de personas a huir de sus hogares y abandonar sus granjas y tierras de cultivo. Casi 11 millones de personas necesitan ayuda humanitaria.

 Se trata de la crisis de desplazados que más rápidamente se intensifica en África y está marcada por el grave nivel de violencia sexual, abusos de los derechos humanos y reclutamiento forzado, incluso de niños y niñas.

Bakura (nombre ficticio), maestro refugiado de Níger, nos explica por qué él y otras personas se vieron obligadas a huir de sus casas a causa del conflicto. Ahora vive en un campo de desplazados donde escasean el agua y los alimentos. 

Obligadas a huir y padecer hambre, desnutrición y enfermedades

El conflicto ha devastado la producción de alimentos y provocado la total destrucción de pueblos enteros, carreteras, fuentes de agua, instalaciones sanitarias y escuelas. En algunas de las áreas afectadas en la región, este es el tercer año consecutivo sin cosechar y los precios de los alimentos en los mercados se han disparado.

Más de seis millones de personas en toda la región padecen hambre extrema y se estima que esta cifra aumentará a siete millones en junio de 2017. De estos seis millones, 4,7 se encuentran en Nigeria donde alrededor de 44.000 personas viven en condiciones de hambruna.

En Nigeria, 450.000 niños y niñas padecerán graves desnutriciones este año. Y si no reciben tratamiento, aproximadamente uno de cada cinco de esos niños (75.000) probablemente muera.

La respuesta humanitaria de Oxfam

En el noreste de Nigeria, Oxfam ha proporcionado ayuda a cerca de 300.000 personas que, desde mayo de 2014, se ven afectadas por las crisis de los estados de Adamawa, Borno y Yobe. Y tenemos la intención de aumentar esta cifra a 500.000 personas en 2017. Nuestra actuación va dirigida a las personas desplazadas, pero también a las comunidades que las están acogiendo.

Proporcionamos alimentos de emergencia, dinero en efectivo, cupones para que la población más vulnerable pueda comprar comida en los mercados locales, agua potable y un mejor servicio de saneamiento mediante la construcción de duchas y aseos. También distribuimos alimentos, utensilios de cocina y kits para la prevención de enfermedades y la mejora de la higiene.

En Níger, estamos instalando sistemas para el suministro de agua para garantizar que las personas tengan acceso a agua potable y distribuyendo artículos esenciales como cazos, cubos y pastillas para purificar el agua. También proporcionamos ayuda alimentaria y apoyo a los ingresos fomentando actividades dirigidas a las personas desplazadas internas y refugiadas.

Desde Oxfam también estamos respondiendo a la crisis en Chad, donde nuestra actividad se centra en la distribución de dinero en efectivo, lonas para refugios temporales y agua apta para el consumo para evitar el contagio de enfermedades.

Cómo puedes ayudar

Esta crisis humanitaria que afecta a cuatro países está deteriorando alarmantemente la situación de una población ya de por sí muy vulnerable. Muchas personas han visto como el conflicto destrozaba sus casas y sus vidas. Después de haberlo dejado todo atrás, estas familias se encuentran en una situación desesperada y se enfrentan a nuevos peligros como el hambre, la desnutrición y las enfermedades.

Y, sin embargo, parece que el mundo sigue sin percatarse de esta crisis y sin proporcionar ayuda. Tu donativo nos ayudará a proporcionar ayuda vital como alimentos, agua, atención médica, seguridad y cobijo.