Irak

Unos niños llenan botellas con agua potable en un grifo en el campo de Hassansham. Oxfam ha instalado en el campo tanques para el almacenamiento de agua apta para el consumo y se ocupa del mantenimiento de las letrinas. Fotografía: Tegid Cartwright/Oxfa

Visita la página de país de Irak en árabe

Desde el derrocamiento de Saddam Hussein en 2003, y mientras las diferentes facciones luchan por el control del país, la población iraquí (cerca de 33 millones de personas) apenas ha disfrutado de cortos períodos de una paz relativa. Desde 2014, el ISIS se ha hecho con el control de grandes zonas del país, entre ellas algunas de las principales ciudades. Millones de iraquíes han huido de sus casas y precisan de ayuda humanitaria urgente.

Oxfam en Irak

El objetivo de Oxfam en Irak es desarrollar la resiliencia de la población en áreas afectadas por el conflicto rehabilitando los servicios básicos existentes y proporcionando ayuda a largo plazo en coordinación con las autoridades locales y nuestras organizaciones socias..

Gracias a nuestros conocimientos y experiencia en incidencia política, tratamos de influir en las estrategias adoptadas para  la provisión de ayuda humanitaria con el fin de garantizar y proteger los derechos de todas las personas afectadas por el actual conflicto.

Desde Oxfam trabajamos junto a nuestras organizaciones socias en los ámbitos de suministro de agua, saneamiento y promoción de la higiene (WASH, por sus siglas en inglés), seguridad alimentaria y medios de vida vulnerables en situaciones de emergencia (EFSVL, por sus siglas en inglés), protección, justicia de género e incidencia política proporcionando asistencia a más de 400,000 personas damnificadas.

Trabajamos en las provincias de Diyala, Kirkuk y Salahaddin –que incluyen territorios disputados–, en ciudades y pueblos tanto de zonas rurales como urbanas.

Nuestro trabajo 

Desde Oxfam:

  • Proporcionamos ayuda de emergencia suministrando agua apta para el consumo y alimentación de emergencia a las personas que huyen del conflicto, así como dinero en efectivo o vales para cubrir las necesidades básicas de los hogares.
  • Rehabilitamos los sistemas de suministro de agua y saneamiento, y realizamos actividades para la promoción de la higiene.
  • Facilitamos a las personas desplazadas internamente y retornadas oportunidades para conseguir un medio de vida, posibilitando su acceso a ingresos.
  • Desarrollamos actividades de protección que incluyen el mapeo de servicios, la provisión de información, la distribución de dinero en efectivo y la organización regular de sesiones de diálogo con las comunidades incorporando y haciendo especial hincapié la perspectiva de género.

Asimismo, planeamos ampliar nuestras operaciones a medida que el conflicto disminuya para incluir nuevas áreas del centro de Irak. Para ello, recientemente hemos establecido una oficina en Bagdad para coordinar las actividades de incidencia política en el país y facilitar las respuestas lideradas por organizaciones socias a crisis que puedan producirse en Bagdad y sus inmediaciones.

La respuesta en Mosul

El pasado 9 de julio de 2017, las fuerzas iraquíes recuperaron el control de Mosul (la segunda ciudad más poblada de Irak) y sus alrededores, en manos del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) desde junio de 2014.

Hasta el momento, 200.000 de las 900.000 personas que huyeron de Mosul han regresado a sus hogares para reconstruir sus vidas. Estas familias se enfrentan a graves amenazas, como posibles ataques o explosiones de artefactos sin detonar, y carecen de agua apta para el consumo, atención sanitaria y otros servicios básicos. Es vital que los hombres, mujeres, niños y niñas que regresen a la zona reciban apoyo, información adecuada, garantías de protección, ayuda humanitaria y acceso a servicios sociales.

El trabajo de Oxfam

Desde que se puso en marcha la campaña para retomar el control de Mosul, Oxfam ha proporcionado ayuda a más de 300.000 personas afectadas por el conflicto. Asimismo, ha suministrado alimentos, agua y protección, tanto en los campos de desplazados como en los diferentes barrios del distrito de Mosul. Su labor para reparar la planta de agua de Gazlani ha permitido poner en marcha la primera fuente de agua apta para el consumo en la zona occidental de la ciudad.