Irak

Foto: Tommy Trenchard/Oxfam

Visita nuestra website regional Oxfam en Oriente Medio y Norte de África (en árabe)

Desde el derrocamiento de Saddam Hussein en 2003, la población iraquí de alrededor de 33 millones solo ha podido disfrutar de  períodos cortos de paz relativa, mientras los diferentes intereses en competencia luchan por el control del país. Años de enfrentamientos en el centro y el norte de Iraq forzaron a millones de iraquíes a huir de sus hogares. Hoy, 3,8 millones de personas ya han regresado a sus hogares, pero existe una necesidad urgente de asistencia humanitaria, ya que muchas áreas han quedado completamente destruidas.

Oxfam en Irak

El objetivo de Oxfam en Irak es desarrollar la resiliencia de la población en áreas afectadas por el conflicto rehabilitando los servicios básicos existentes y proporcionando ayuda a largo plazo en coordinación con las autoridades locales y nuestras organizaciones socias..

Gracias a nuestros conocimientos y experiencia en incidencia política, tratamos de influir en las estrategias adoptadas para  la provisión de ayuda humanitaria con el fin de garantizar y proteger los derechos de todas las personas afectadas por el actual conflicto.

Desde Oxfam trabajamos junto a nuestras organizaciones socias en los ámbitos de suministro de agua, saneamiento y promoción de la higiene (WASH, por sus siglas en inglés), seguridad alimentaria y medios de vida vulnerables en situaciones de emergencia (EFSVL, por sus siglas en inglés), protección, justicia de género e incidencia política. Desde el comienzo del programa, hemos apoyado a casi 2 millones de personas en todo el país, incluidas 649.723 personas en la gobernación de Ninewa y casi 100.000 en la ciudad de Mosul.

También trabajamos en las provincias de Diyala, Kirkuk y Salahaddin –que incluyen territorios disputados–, en ciudades y pueblos tanto de zonas rurales como urbanas.

Nuestro trabajo 

Desde Oxfam:

  • Proporcionamos ayuda de emergencia suministrando agua apta para el consumo y alimentación de emergencia a las personas que huyen del conflicto, así como dinero en efectivo o vales para cubrir las necesidades básicas de los hogares.
  • Rehabilitamos los sistemas de suministro de agua y saneamiento, y realizamos actividades para la promoción de la higiene.
  • Facilitamos a las personas desplazadas internamente y retornadas oportunidades para conseguir un medio de vida, posibilitando su acceso a ingresos.
  • Desarrollamos actividades de protección que incluyen el mapeo de servicios, la provisión de información, la distribución de dinero en efectivo y la organización regular de sesiones de diálogo con las comunidades incorporando y haciendo especial hincapié la perspectiva de género.

Asimismo, planeamos ampliar nuestras operaciones a medida que el conflicto disminuya para incluir nuevas áreas del centro de Irak. Para ello, recientemente hemos establecido una oficina en Bagdad para coordinar las actividades de incidencia política en el país y facilitar las respuestas lideradas por organizaciones socias a crisis que puedan producirse en Bagdad y sus inmediaciones.

La respuesta humanitaria en Mosul

Un año después de que las fuerzas iraquíes recuperaran el control de Mosul (julio de 2017), en manos del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) desde el 2014, miles de personas aún no pueden o tienen miedo de regresar a sus hogares. Muchas partes de la ciudad permanecen severamente dañadas, aún no se han limpiado de bombas sin explotar y carecen de agua corriente o electricidad. Además, más de 3.000 casas, escuelas y tiendas están destruidas. A día de hoy, la Ciudad Vieja de Mosul sigue sin tener acceso a la red de distribución de agua potable.

Para las miles de personas que han decidido volver a casa, la situación es realmente desesperada: la falta de agua potable, electricidad, refugio seguro, acceso a servicios básicos o oportunidades laborales hacen las condiciones de vida sean terribles.

Desde Oxfam, estamos trabajando en la Ciudad Vieja de Mosul arreglando las tuberías dañadas, reparando estaciones de bombeo, rehabilitando baños escolares, apoyando hospitales y suministrando tuberías de agua y maquinaria para llevar agua corriente a 35.000 de las 130.000 personas que ya han regresado. Nuestros equipos también han distribuido dinero en efectivo a casi 3000 personas para que puedan comprar alimentos y otros artículos esenciales.