Crisis climática y alimentaria en África oriental y central

Amina (50) is the mother of 12 children. She is from Qararo. She arrived in the Gunagado displacement camp in 2017 after the drought killed her family's cattle and an outbreak of disease (probably cholera) endangered her family.

Amina, de 50 años, llegó al campo para personas desplazadas de Gunagado en 2017 en busca de agua y alimentos después de que una sequía matara a su ganado y provocara una epidemia que puso en peligro a su familia. Las comunidades pastoralistas de la región etíope de Somali llevan padeciendo cuatro años de lluvias erráticas. Millones de personas han perdido a su ganado. Fhoto: Pablo Tosco/Oxfam

África oriental y central están al borde de una devastadora crisis alimentaria. Más de 33 millones de personas precisan ayuda humanitaria como consecuencia de un clima cada vez más extremo que ha provocado una escasez de alimentos generalizada. Millones de vidas más están en riesgo debido a una plaga de langostas que supone una amenaza sin precedentes para los medios de vida y la seguridad alimentaria de la población.

Desde Oxfam, trabajamos sobre el terreno proporcionando alimentos de emergencia, agua apta para el consumo y saneamiento, pero necesitamos tu ayuda para poder ampliar nuestra respuesta. 

"La región se enfrenta a varias crisis a la vez. Conjuntamente, forman una combinación letal que amenaza con aumentar el hambre, la pobreza y el sufrimiento de millones de personas."

Lydia Zigomo
Directora regional de Oxfam en el Cuerno de África y África oriental y central

Un ciclo devastador de sequía e inundaciones

La grave escasez de alimentos, consecuencia de la ausencia de varias temporadas de lluvia, una prolongada sequía y unas posteriores inundaciones, está generando elevados niveles de hambre y desnutrición en toda África oriental y central.

Estas condiciones climáticas extremas han devastado las vidas de millones de personas, mermando su capacidad para acceder a alimentos y dejándolas en situación de gran vulnerabilidad ante potenciales crisis. La situación se ha visto agravada por los conflictos que asolan la región y que han obligado a millones de personas a abandonar sus hogares.

A farmer trying to chase locusts away in Katitika village, Kitui county, Kenya

La plaga de langostas del desierto ha llegado a Kenia procedente de Somalia y Etiopia, arrasando los cultivos. Fhoto: FAO/Sven Torfinn

La peor plaga de langostas en décadas

La región también se enfrenta a la mayor plaga de langostas en más de 25 años, y la más grave en 70 años en el caso de Kenia. Millones de langostas se están extendiendo por Etiopía, Kenia y Somalia y han diezmado miles de hectáreas de cultivos.

Esta plaga se ha agravado debido a la crisis climática. Las intensas pero poco habituales lluvias han provocado el crecimiento de vegetación en zonas áridas, proporcionando más alimento a las langostas y unas condiciones idóneas para que se reproduzcan y desarrollen. En promedio, un enjambre de langostas está formado por hasta 40 millones de insectos que, en un solo día, puede recorrer hasta 150 km y consumir alimento suficiente para sustentar a 34 millones de personas.

Las inundaciones y una nueva ola de langostas provocarán un aumento de la escasez de alimentos en una región en la que más de 33 millones de personas ya padecen una grave inseguridad alimentaria.  Al mismo tiempo, es probable que las repercusiones económicas de los esfuerzos de los Gobiernos por contener la pandemia del coronavirus empujen a millones de personas a una mayor pobreza, ya que las redes de seguridad social para protegerlas son escasas o inexistentes.

La respuesta de Oxfam

Oxfam trabaja en estrecha colaboración con organizaciones socias locales en Etiopía, Kenia, Uganda y Somalia, para proporcionar asistencia en efectivo a más de 6000 hogares para la compra de alimentos. También estamos distribuyendo jabón, kits de higiene y agua limpia a los hospitales y comunidades. Nuestro personal ha trabajado sensibilizando a la población para ayudar a prevenir la propagación del coronavirus, incluyendo la difusión de mensajes en los idiomas locales con megáfonos en las aldeas rurales.  

Desde Oxfam, damos prioridad a prestar apoyo a las mujeres, ya que son las más afectadas por las crisis al asumir una mayor responsabilidad en el cuidado de menores y en los medios de vida, además de tener un mayor riesgo de sufrir violencia sexual.

Aún podemos evitar las peores consecuencias de esta crisis. Ayúdanos a salvar vidas apoyando nuestro trabajo para poder proporcionar ayuda de emergencia a quienes más la necesitan.