La distancia que nos une : un retrato de las desigualdades Brasileñas

La desigualdad en Brasil ha llegado a números extremos, pese a ser una de las mayores economías del mundo. El país ha conseguido reducirlas desigualdades en las últimas décadas, sacando a millones de personas de la pobreza y con ello elevando la base de la pirámide social. Pero pese a estos avances, el ritmo ha sido muy lento y el gigante latinoamericano sigue estando en la lista de los más desiguales del planeta.

El actual contexto brasileño, marcado por una dura crisis económica y política, revela además que los logros en este campo son frágiles y están amenazados. Por eso, urge abordar algunas de las causas estructurales de las desigualdades en Brasil, con especial hincapié en el injusto sistema tributario, las insuficientes inversiones en políticas sociales, el déficit educativo, la discriminación contra personas negras y mujeres, y la incapacidad democrática de servir al conjunto de la sociedad.

La construcción de un país menos desigual depende de avances en todos estos campos.