Ghana

Christina tiene 23 años y cultiva maíz. Como parte del programa CRAFS (Agricultura y sistemas alimentarios resistentes al clima)  se le ha enseñado cómo hacer compost . Crédito: Nana Kofi Acquah / Oxfam

7.819847, 0.065918

En 2018, Ghana era una de las diez economías de mayor crecimiento del mundo y actualmente es la segunda mayor economía de África occidental. En las últimas décadas, el país ha hecho grandes avances en la lucha contra la pobreza. Pero estos avances han sido dispares y aún existen importantes desigualdades, especialmente entre el sur y el norte del país, donde la mayor parte de la población vive con menos de un dólar al día. Cerca del 24,2% de la población del país vive por debajo del umbral de pobreza. Ghana ocupa el puesto 140 de los 189 países incluidos en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Las desigualdades entre mujeres y hombres siguen siendo enormes: uno de los hombres más ricos de Ghana obtiene más ingresos en un mes de los que obtendría una de las mujeres más pobres del país en mil años; entre 2006 y 2016, en el país surgieron mil nuevos millonarios (en dólares estadounidenses), de los que solo 60 eran mujeres; y una niña de una familia pobre tiene 14 veces más probabilidades de no ir nunca a la escuela que una niña de una familia rica.

La verdadera tragedia de Ghana, como de muchos otros países de la región, es que no está consiguiendo acabar con la pobreza extrema y combatir las disparidades que dividen la sociedad a pesar de poseer los recursos necesarios para ello.

Oxfam en Ghana

Oxfam trabaja en Ghana desde 1985. Nuestro objetivo es reducir la pobreza y la desigualdad, especialmente entre mujeres y hombres, mediante labores de influencia e incidencia política en tres ámbitos de intervención: agricultura, servicios básicos y gobernanza en el sector de las industrias extractivas.

Impulsar la justicia económica y la seguridad alimentaria través de la agricultura 

El sector agrícola da empleo a más del 41% de la población activa. A través de nuestro programa de justicia económica, apoyamos los medios de vida agrícolas fomentando la adaptación al cambio climático, mejorando el acceso a equipamiento y promoviendo inversiones específicas en el sector agrícola.

Combatir la desigualdad en la educación y la salud

Abordamos la desigualdad en los sectores de la salud y la educación con el objetivo de crear un sistema fiscal justo, responsable, eficiente, moderno y transparente mediante la elaboración de políticas públicas adecuadas y la colaboración con el sector privado. Nuestras campañas contribuyen al desarrollo de políticas que favorezcan a las personas más pobres mediante mecanismos de financiación que promuevan el acceso universal a unos servicios de salud y educación básica de calidad en Ghana.

Aunque creemos que los Gobiernos son los responsables últimos de proporcionar servicios básicos, Oxfam ha contribuido a reducir la mortalidad materna en las comunidades rurales y ha trabajado para promover la alfabetización de menores, especialmente de niñas, de comunidades empobrecidas para que adquieran habilidades esenciales para prosperar. 

Promover un sistema fiscal justo y óptimo para el desarrollo 

Trabajamos con otras organizaciones de la sociedad civil para promover la rendición de cuentas por parte de los garantes de derechos y exigir al Gobierno de Ghana que utilice la importante riqueza minera del país para fomentar el desarrollo de las comunidades pobres y vulnerables.

Lee nuestras entradas de blog de Ghana (solo en ingles)