Crisis alimentaria en Sudán del Sur

Ruth, recién llegada a Akobo después de que el conflicto alcanzara su ciudad. Ruth es una de las 10,000 personas internamente desplazadas que reciben alimentos que Oxfam distribuye. Foto: Tim Bierley / Oxfam

Ruth, recién llegada a Akobo después de que el conflicto alcanzara su ciudad, es una de las 10,000 personas desplazadas internamente que reciben alimentos de Oxfam. Foto: Tim Bierley / Oxfam

4.796101195336, 31.596679657493

Sudán del Sur atraviesa una crisis humanitaria catastrófica provocada por cuatro años guerra civil. La mitad de su población padece hambruna extrema y necesita ayuda urgente. Ayúdanos a proporcionar comida, agua y saneamiento.

"He visto mucho en los últimos siete años, y las cosas están empeorando . Nuestra mayor preocupación ahora es proporcionar acceso al agua potable a la población más vulnerable. En algunas áreas solo podemos llegar a nado".

Kenyi Alison,
Oficial de emergencias de Oxfam

Una catástrofe a causa de un conflicto 

Después de una crisis que comienzó en 2013, Sudán del Sur entra en un conflicto, que se ha extendido por muchas partes del país, causando la muerte decenas miles de personas.

4 millones de personas (1 de cada 3) se han visto obligadas a abandonar sus hogares debido a esta brutal guerra. 2,5 millones se han refugiado en países vecinos. De estos, 1 millón están en Uganda y suponen, a día de hoy, la mitad de la población total del país. 

La mayoría de los refugiados son mujeres y niños. Esta es la mayor crisis de refugiados en el continente africano. 

Una de las crisis alimentarias más graves del mundo

El conflicto ha dejado al país en situación caída libre económica: los precios de los alimentos y el combustible se han disparado y el coste de la vida aumenta incesablemente.  El comercio y los mercados locales se han visto muy afectados y las existencias de alimentos se han agotado.

Cuando la gente huye, pierde sus posesiones, cosechas e ingresos, y a menudo se queda varada en lugares donde las instalaciones son  insuficientes para albergar a decenas de miles de recién llegados.

Las cosechas de finales de 2017 fueron malas o incluso nulas en muchas regiones, lo que es una gran una señal de alarma, ya que aún están por llegar los largos meses de la estación seca y no habrá suficiente comida almacenada.  Más de 7,1 millones de personas, la mitad de la población del país, se enfrentan a un hambre extrema y mortal. Mientras, la guerra continúa, empeorando aún más la situación.  

Las canoas de Oxfam transportaban a personas vulnerables que no podían llegar por su cuenta al continente para el registro de alimentos del PMA. De archivo: Bruno Bierrenbach / Oxfam
Transportamos en barca a las personas más vulnerables para que puedan llegar al registro y, así, obtener cupones para alimentos. Foto: Bruno Bierrenbach / Oxfam

El trabajo de Oxfam

Estamos trabajando a contrarreloj para poder proporcionar alimentos, agua y artículos de higiene a las personas más vulnerables afectadas por este conflicto, incluyendo a las miles más que se han refugiado a islas remotas en medio de grandes pantanos y que se encuentran incomunicadas. En total, estamos apoyando a más de 500.000 personas a través de nuestra respuesta inmediata y de programas humanitarios más a largo plazo. 

Desde Oxfam estamos:

  • Distribuyendo alimentos de emergencia, agua potable, kits de higiene. También instalando baños, reparando pozos y llevando a cabo campañas para concienciar a la población sobre la importancia del tratamiento y la prevención del cólera.
  • Proporcionando vales para que las personas que se refugian en los pantanos pueden desplazarse en canoa y conseguir la ayuda que necesitan.
  • Dando apoyo en la producción de alimentos de autoconsumo y como medio de vida. Brindamos a las familias bienes como ganado, herramientas, semillas y artes de pesca, y también capacitamos en métodos agrícolas mejorados.
  • Distribuyendo dinero en efectivo y cupones a las familias para que puedan utilizarlos en los mercados que aún estén abiertos. También apoyamos a los comerciantes para que puedan mejorar sus negocios y relaciones comerciales entre las comunidades.

Ayúdanos a salvar vidas

Un nuevo día de conflicto, es otro día en el que la población de Sudan del Sur ve sus vidas amenazas por el peligro.

Esta es una tragedia originada por la acción humana y debemos actuar urgentemente para evitar que la  situación siga empeorando.