Crisis en la República Democrática del Congo

Françoise perdió a seis de sus hijos en el conflicto en la R.D. del Congo. Es una de las miles de personas desplazadas en el campo de Bunia, donde vive con sus cinco hijos restantes. Foto: John Wessels / Oxfam
Françoise perdió a seis de sus hijos en el conflicto en la R.D. del Congo. Es una de las miles de personas desplazadas en el campo de Bunia, donde vive con sus cinco hijos restantes. Foto: John Wessels / Oxfam

Debemos actuar urgentemente en la República Democrática del Congo. Millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares debido al conflicto y necesitan desesperadamente asistencia humanitaria. El virus del Ébola se ha extendido por el noroeste del país, lo que hace temer que pueda convertirse en epidemia. Tu ayuda puede salvar vidas.

Millones de personas se enfrentan al hambre

Los combates han obligado a cuatro millones de personas a abandonar sus hogares en la República Democrática del Congo, convirtiéndola en la mayor crisis de desplazamiento en África. La mayoría de las personas afectadas no han recibido ayuda externa, mientras que las comunidades locales han acogido generosamente a la gente y han ofrecido la poca ayuda que pueden permitirse.

El conflicto ha comportado que el hambre haya aumentado ocho veces. Se han perdido tres cosechas seguidas, lo que ha provocado que haya una grave escasez de alimentos. Millones de personas aún no tienen acceso a agua limpia y beben de fuentes no seguras.  

13 millones de personas necesitan asistencia humanitaria urgente. Y, de estas, más de siete millones sufren de hambre aguda.

Objetivo: detener la propagación del Ébola

Hasta ahora se han registrado más de 50 casos y más de 20 muertes por Ébola en el noroeste. La República Democrática del Congo tiene brotes de Ébola regulares, pero éste se ha convertido en una gran preocupación después de que empezaran a registrarse casos en Mbandaka, una ciudad de más de un millón de personas.

El brote ha reducido el comercio entre áreas rurales como Bikoro e Iboko, los lugares más afectados, y Mbandaka. Muchas personas dependen de este comercio para obtener alimentos y otros artículos esenciales. Los hogares que han estado en contacto con una persona enferma pasan a estar en cuarentena, lo que significa que no pueden salir de sus casas durante tres semanas, lo que hace imposible que puedan comprar comida y pasan a depender exclusivamente de la ayuda humanitaria.

Ayudamos a las comunidades locales mediante la construcción de letrinas y cavando pozos para proporcionar agua limpia y segura. Foto: Diana Zeyneb Alhindawi / Oxfam

Alimentos de emergencia, agua y saneamiento: la respuesta de Oxfam

Desde Oxfam, estamos ayudando a más de 400,000 personas en la República Democrática del Congo. Proporcionamos alimentos de primera necesidad, agua potable, saneamiento, transferencias de dinero en efectivo y semillas para cultivos.

  • Hemos empezado a proporcionar alimentos a miles de personas atrapadas por este brote de ébola en la provincia de Ecuador. Distribuimos arroz, frijoles y harina en Mbandaka y planeamos extender nuestras operaciones a las poblaciones rurales más vulnerables.
     
  • También estamos trabajando con las comunidades para garantizar que sepan cómo protegerse contra el virus y prevenir su propagación. Instalamos puntos de agua clorada en hospitales, centros de salud, escuelas y puertos, proporcionamos kits de desinfección e higiene y ayudamos a desinfectar las casas en las que se han detectado casos de ébola.
     
  • La información y la sensibilización a las comunidades es clave para evitar la propagación de esta enfermedad vírica. Por ello, formamos a promotores de salud que informan puerta a puerta sobre cómo se puede prevenir el ébola, qué hacer cuando hay síntomas, dónde tienen que acudir para buscar asistencia médica, etc. Además, se organizan actividades, películas y se difunden mensajes por radio para poder llegar a toda la población. 

Apoya el trabajo de Oxfam en la República Democrática del Congo