Asumir las consecuencias

Ha llegado el momento de mejorar la rendición de cuentas del Banco Mundial respecto a sus inversiones a través de intermediarios financieros

Durante los últimos seis años, la Corporación Financiera Internacional (CFI) ha canalizado más de 50.000 millones de dólares a través del sector financiero, y sus inversiones a largo plazo a través de intermediarios financieros, como bancos comerciales y fondos de capital inversión privados, se han incrementado enormemente (un 45%) durante ese período.

Sin embargo, cada vez más datos demuestran que este brazo crediticio para el sector privado del Grupo del Banco Mundial apenas controla a qué se destinan gran parte de estos fondos. Esta falta de rendición de cuentas conlleva consecuencias devastadoras para muchas comunidades pobres.

La CFI debe empezar a asumir una mayor responsabilidad por dichas consecuencias, y garantizar que sus inversiones beneficien a las personas y al medio ambiente en lugar de perjudicarlos.