El poder de la educación en la lucha contra la desigualdad

Por qué apostar por una educación equitativa y de calidad es fundamental para luchar contra la desigualdad económica y de género

Una educación pública y de calidad ejerce un poder liberador en las personas. También puede tener un efecto igualador dentro de una sociedad. Este informe muestra el poder incomparable que tiene la educación pública a la hora de responder ante la creciente desigualdad y de acercar a las personas entre sí.

Para lograrlo, la educación debe ser tanto equitativa como de calidad, además de gratuita, universal, estar debidamente financiada y disponer de un profesorado que cuente con el respaldo adecuado. Asimismo, debe estar supeditada a la supervisión pública. Una tributación más justa de las rentas más altas puede contribuir a su financiación.