Samoa

Samoa.154.ONZ.Credit-Jane Ussher

Playas de aguas cristalinas y palmeras pueden hacernos creer que se trata de una isla paradisíaca, pero muchas de las comunidades rurales de Samoa viven por debajo del umbral de pobreza. Más de un 25% de la población tiene problemas para satisfacer sus necesidades básicas, lo que significa que no pueden permitirse bienes tan esenciales como alimentos, combustible o medicinas. 

Las comunidades rurales en áreas remotas carecen de oportunidades económicas y tienen problemas para subsistir. Un número cada vez mayor de personas, especialmente jóvenes, dejan sus pueblos y emigran a Apia en busca de trabajo. Esto genera problemas sociales en las áreas urbanas: alojamiento de baja calidad, una alimentación escasa, etc. y algunos servicios como el suministro de agua y electricidad se ven sometidos a una enorme presión. La emigración a las zonas urbanas está debilitando la industria agrícola en las zonas rurales. Además, el incremento de los desastres naturales, especialmente de los ciclones, tiene un devastador impacto tanto en el país y como en su economía. 

Fa’a Samoa, la forma de vida samoana tradicional, sigue teniendo una presencia importante. Oxfam cree que para lograr un modelo de desarrollo de éxito este debe tener en cuenta la cultura, las tradiciones y los valores samoanos. Nadie conoce mejor las necesidades de las comunidades como sus propios miembros y las organizaciones socias de Oxfam comprenden el contexto local.

Oxfam en Samoa

Oxfam trabaja con Women in Business Development Inc (WIBDI) desde 2001. Juntos, proporcionamos oportunidades para la generación de ingresos a las comunidades rurales.

Medios de vida: Oxfam ayuda a las comunidades rurales a utilizar nuevas tecnologías para transformar el coco en aceite de alto valor para la exportación, que proporciona a los agricultores mayores ingresos y más sostenibles. También proporcionamos apoyo a agricultores a pequeña escala para el cultivo de bananas misiluki con certificado orgánico para exportar a Nueva Zelanda, y ayudamos a WIBDI a revitalizar la elaboración tradicional de alfombras tejidas a mano de forma que los artesanos puedan obtener ingresos de la venta de productos de alta calidad.