Ciclón Idai en Malawi, Mozambique y Zimbabue

Malita, de 35 años, con su hijo Joseph en el campo Bangula, Malawi. El ciclón Idai arrasó toda su comunidad en Mozambique y tuvo que pasarse dos días encima de un árbol con sus hijos antes de que pudieran rescatarles. Foto: Philip Hatcher-Moore/Oxfam

Malita, de 35 años, con su hijo Joseph en el campo Bangula, Malawi. El ciclón Idai arrasó toda su comunidad en Mozambique y tuvo que pasarse dos días encima de un árbol con sus hijos antes de que pudieran rescatarles. Foto: Philip Hatcher-Moore/Oxfam

-16.617139, 36.828131

Estamos respondiendo tras el paso del ciclón Idai por el sudeste de África, que ha arrasado varias zonas de Malawi, Mozambique y Zimbabue. Centenares de personas han perdido la vida y millones se han quedado sin nada. Un segundo desastre, el ciclón Kenneth, ha golpeado ahora el norte de Mozambique, aumentando la devastación. Ayúdanos a salvar vidas.

"Puede verse el dolor en los rostros de las personas damnificadas. Su esperanza se ha evaporado desastre tras desastre. "

Machinda Marongwe
Director de Oxfam en Zimbabue

El ciclón, con vientos de hasta 170 kms/h y fuertes lluvias, azotó la ciudad portuaria de Beira en Mozambique la noche del 14 al 15 de marzo. Descrito por la ONU como "uno de los peores desastres relacionados con el clima en África", ha causado grandes daños y ha devastado las vidas de más de 2,6 millones de personas en Mozambique, Malawi y Zimbabwe.

Seis semanas después, un segundo ciclón de gran magnitud (el ciclón Kenneth)  ha traído lluvias torrenciales al norte de Mozambique, causando inundaciones súbitas, desbordamiento de ríos, deslizamientos de tierra y marejadas. Se calcula que hay 160 000 personas más en riesgo y al menos 9 personas han fallecido. .Este segundo ciclón ha supuesto otro gran golpe para el país, que aún sigue devastado por el paso de Idai.

El brote de cólera: otra nueva amenaza

Aún se está evaluando el alcance y las consecuencias reales del paso de los ciclones. Las fuertes lluvias e inundaciones han destruido casas, hospitales, escuelas y cultivos. Muchos puentes se han derrumbado y las principales carreteras están bloqueadas, por lo que muchas zonas aún están completamente aisladas. A algunas comunidades solo se puede llegar en helicóptero o en barco.

El ciclón ha obligado a cientos de miles de personas a dejar sus hogares y ahora se encuentran en campamentos provisionales con poco o ningún acceso a servicios de agua o saneamiento, lo que aumenta el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua. La amenaza de una epidemia de cólera es alta. De hecho, ya han habido más de 6 500 casos registrados en Mozambique y el brote está extendiendo. 

La respuesta de Oxfam

A pesar de estos enormes desafíos logísticos y de acceso, los equipos de Oxfam trabajan a contrarreloj para evaluar las necesidades y proporcionar ayuda a las personas más afectadas. Nuestro objetivo es llegar a 450.000 personas entre los tres países mediante la distribución de agua potable, servicios de saneamiento, alimentos y otros artículos no alimentarios como refugios de emergencia, en coordinación con ONG internacionales y organizaciones socias locales.

Nuestros esfuerzos se centran en prevenir y detener la propagación de enfermedades mortales como el cólera y la malaria a través de actividades que incluyen:

  • Facilitamos el acceso al agua potable en los hogares más afectados. 
  • Construimos y habilitamos letrinas temporales con instalaciones de lavado de manos.
  • Distribuimos de cubos, bolsas de agua y kits de higiene.
  • Formamos a voluntarios para que difundan mensajes clave acerca de la prevención del cólera y fomenten buenas prácticas de higiene entre las comunidades damnificadas

Necesitamos urgentemente tu ayuda

La respuesta humanitaria ante este crisis debe ser aún más rápida y a mayor escala.  Nuestra prioridad es llegar a las muchas comunidades que aún se encuentran en áreas de dificil acceso, a través cualquier medio de transporte. Las vidas de muchas personas todavía están en peligro y tenemos que actuar ahora.