De las palabras a los hechos: actuemos contra el cambio climático en Centroamérica

¡Atención y financiamiento ya!

El incremento de la temperatura y la alteración en las lluvias impactarán en la producción de alimentos y la disponibilidad de agua.

Las cifras son devastadoras

En Latinoamérica y el Caribe, durante la década pasada, se registraron más de 15 millones de personas afectadas por inundaciones, más de 3 millones por sequías extremas y casi 5 millones por temperaturas intensas.  El futuro no es alentador. Según el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), el número de personas en riesgo de sufrir hambre en toda la región podría incrementar en 5 millones para el 2020 y llegar a los 26 millones en el 2050.

Honduras es el país más vulnerable del mundo y el más afectado por el cambio climático en los últimos 20 años. Nicaragua y Guatemala, por su parte, están también entre los diez países más afectados en el mundo, y El Salvador ocupó el lugar número 13 por Riesgo Climático Global en 2012.

Afectada por el cambio climático, Centroamérica sufrirá graves impactos en la disponibilidad de agua, siendo Nicaragua el país más afectado, junto con El Salvador y Honduras, donde la demanda del líquido podría aumentar, además, entre el 20 y 24 por ciento.

Este año, cerca de 2,5 millones de personas se han visto afectadas por la sequía en el corredor seco, y entre el 70 y 80 por ciento de las cosechas resultaron destruídas. La sequía afecta ya la alimentación de 236.000 familias en Guatemala, 120.000 en Honduras, 100.000 en Nicaragua y 96.000 en El Salvador.

Centroamérica recibirá las consecuencias más negativas

La contribución centroamericana al cambio climático es mínima, pero –debido a la pobreza y desigualdad que hacen vulnerable a la población- el istmo recibiría algunas de sus consecuencias más negativas:

El Salvador

1.    Tiene 88.7% de su superficie bajo riesgo; 95% de su población habitando en zonas de riesgo y 96% de su Producto Interno Bruto en zonas de riesgo.
2.    La temperatura promedio en el país aumentó 1.3ºC en las últimas seis décadas y en las próximas se esperan incrementos de entre 2 y 3ºC adicionales..
3.    El nivel del mar aumenta aproximadamente a una tasa promedio de 1.3 mm por año. En los próximos 100 años podría perderse un área de entre el 10% y el 27.6% del territorio.

Guatemala

4.    Más del 87.5% del territorio del país presenta susceptibilidad a sequías.
5.    Este año, 250 mil familias resultaron afectadas por la sequía más prolongada que ha vivido el país en los últimos 40 años. La inversión para apoyar a los afectados superó los 23.7 millones de dólares.

Honduras

6.    El 19% del territorio sufre de escasez de agua.
7.    En 2090, especialmente en los meses de  julio y agosto, llovería un 30-40% menos que hoy y la temperatura se incrementaría en más de 4°C en la mayor parte del país.

Nicaragua

8.    El país ocupa el cuarto lugar mundial por Riesgo Climático.
9.    Se esperan aumentos significativos en temperaturas de 3° a 4°C en el periodo de 2071-2099.
10.  Se espera que a partir de 2071-2099 la precipitación disminuya hasta en un 50-60%.

Debemos actuar ahora

Oxfam recomienda decretar el Corredor Seco Centroamericano como zona de gestión estratégica; implementar, fortalecer y aprovechar prácticas ancestrales y conocimientos de los pueblos indígenas y originarios para la adaptación al cambio climático; y fortalecer capacidades regionales para el cálculo e interpretación de la sequía y de la plataforma del Centro de Integración de Actividades Meteorológicas e Hidrológicas en América Central.

Deben construirse sinergias efectivas entre sociedad civil y gobierno, detener la expulsión de campesinos e indígenas de sus territorios ante la expansión de la agricultura empresarial de exportación y destinar financiamiento expedito para la aplicación de la Estrategia Regional Centroamericana de Cambio Climático.

Las voces de los países afectados deben ser escuchadas en la próxima conferencia de las partes sobre cambio climático (COP 20). Los gobiernos de la región requieren atender el problema de la sequía de manera prioritaria y mostrar voluntad política en las negociaciones internacionales para la aplicación expedita y urgente de los recursos financieros para la adaptación al cambio climático.

...Y mirar más allá

Oxfam recomienda implementar medidas de atención y prevención a medio y largo plazo, más allá de medidas paliativas; diseñar y poner en marcha estrategias de protección social e impulsar un enfoque de justicia ambiental y climática que canalice a los países afectados los fondos provenientes de la cooperación internacional y las naciones desarrolladas.

Gobiernos e instituciones humanitarias deben valorar mecanismos que hagan de la asistencia humanitaria un dinamizador de las economías locales y a la recuperación de medios de vida. También, deben proteger bosques y selvas y crear mecanismos institucionales para aprender de los desastres y evitar sus repeticiones.