Crisis climática y alimentaria en África oriental

Amina (50) is the mother of 12 children. She is from Qararo. She arrived in the Gunagado displacement camp in 2017 after the drought killed her family's cattle and an outbreak of disease (probably cholera) endangered her family.

Amina, de 50 años, llegó al campo para personas desplazadas de Gunagado en 2017 en busca de agua y alimentos después de que una sequía matara a su ganado y provocara una epidemia que puso en peligro a su familia. Las comunidades pastoralistas de la región etíope de Somali llevan padeciendo cuatro años de lluvias erráticas. Millones de personas han perdido a su ganado. Fhoto: Pablo Tosco/Oxfam

África oriental está al borde de una devastadora crisis alimentaria. Más de 22 millones de personas precisan ayuda humanitaria como consecuencia de un clima cada vez más extremo que ha provocado una escasez de alimentos generalizada. Millones de vidas más están en riesgo debido a una plaga de langostas que supone una amenaza sin precedentes para los medios de vida y la seguridad alimentaria de la población. Desde Oxfam, trabajamos sobre el terreno proporcionando alimentos de emergencia, agua apta para el consumo y saneamiento, pero necesitamos tu ayuda para poder ampliar nuestra respuesta. 

"Dependemos del ganado, y si no hay forraje, nuestra situación se volverá muy difícil. Pedimos ayuda urgente."

Mohammed Hassan Abdille
Campesino de Bura Dhima, junto al río Tana, en Kenia

Un ciclo devastador de sequía e inundaciones

La grave escasez de alimentos, consecuencia de la ausencia de varias temporadas de lluvia, una prolongada sequía y unas posteriores inundaciones, está generando elevados niveles de hambre y desnutrición en toda África oriental. Estas condiciones climáticas extremas han devastado las vidas de millones de personas, mermando su capacidad para acceder a alimentos y dejándolas en situación de gran vulnerabilidad ante potenciales crisis. La situación se ha visto agravada por los conflictos que asolan la región y que han obligado a millones de personas a abandonar sus hogares. 

En el Cuerno de África, 15 millones de personas precisan ayuda alimentaria de emergencia y agua debido a la grave sequía que azota Etiopía, Somalia y Kenia. La sequía ha malogrado las cosechas y diezmado el ganado, mientras que la falta de agua apta para el consumo incrementa la amenaza de enfermedades como el cólera. Como sucede a menudo, las mujeres, las niñas y los niños son las personas más perjudicadas. 

Siete años después de que estallara el conflicto en Sudan del Sur, el país sigue sumido en una grave crisis humanitaria. Casi el 40% de la población (4,5 millones de personas) padece hambre extrema. Es probable que esta cifra siga aumentando en 2020 como consecuencia de las devastadoras inundaciones que han arrasado los cultivos, el ganado y las reservas de alimentos, empujando a la población a una situación límite.

A farmer trying to chase locusts away in Katitika village, Kitui county, Kenya

La plaga de langostas del desierto ha llegado a Kenia procedente de Somalia y Etiopia, arrasando los cultivos. Fhoto: FAO/Sven Torfinn

La peor plaga de langostas en décadas

Actualmente, la región lucha contrarreloj contra una invasión de langostas del desierto. Millones de insectos arrasan Etiopía, Kenia y Somalia en la que es la peor plaga en décadas. La plaga sigue creciendo, y ya ha llegado hasta Uganda y amenaza Sudán y Sudán del Sur.

Esta plaga se ha agravado debido a la crisis climática. Las intensas pero poco habituales lluvias han provocado el crecimiento de vegetación en zonas áridas, proporcionando más alimento a las langostas y unas condiciones idóneas para que se reproduzcan y desarrollen. En promedio, un enjambre de langostas está formado por hasta 40 millones de insectos que, en un solo día, puede recorrer hasta 150 km y consumir alimento suficiente para sustentar a 34 millones de personas.

Si no se toman medidas, esta infestación podría durar hasta junio, devastando pastos y praderas, así como los cultivos que se cosechan entre marzo y julio.

La respuesta de Oxfam

Oxfam y sus organizaciones socias trabajan en estos países para ayudar a cientos de miles de personas proporcionándoles ayuda de emergencia mediante el suministro de alimentos y agua apta para el consumo, y la provisión de asistencia en efectivo rápida y flexible, así como apoyo a largo plazo para ayudar a las comunidades a ser más resilientes ante el cambio climático. Desde Oxfam, damos prioridad a prestar apoyo a las mujeres, ya que son las más afectadas por las crisis al asumir una mayor responsabilidad en el cuidado de menores y en los medios de vida, además de tener un mayor riesgo de sufrir violencia sexual. 

Estamos ampliando nuestras intervenciones humanitarias para responder a la plaga de langostas, para lo que colaboraremos estrechamente con organizaciones locales y comunidades. Nuestro objetivo es asistir a más de 190 000 personas en situación de vulnerabilidad proporcionándoles asistencia en efectivo, alimento para el ganado, semillas y asistencia sanitaria.

Aún podemos evitar las peores consecuencias de esta crisis. Ayúdanos a salvar vidas apoyando nuestro trabajo para poder proporcionar ayuda de emergencia a quienes más la necesitan.